Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

La nueva “moda” en maltrato animal: Amarran mamíferos marinos bajo el agua para que los turistas se puedan hacer selfies con ellos

0

 

jaulaLos hechos se desarrollaron en el archipiélago de las Molucas (Indonesia), donde buzos aficionados al visitar Kokoya, una pequeña y remota isla visitada por buzos y por turistas que hacen un recorrido por el país –y dónde sólo viven dos familias de pescadores- fueron invitados por un lugareño a tomarse fotos submarinas.

Así fue que Galuh Riyadi, una buzo aficionada de 31 años, descubrió como un pescador tenía amarrados en una jaula bajo el agua a dos dugongos, separados y cercados, aparentemente la madre y su cría. “Nos acercamos y el pescador nos dijo que los tenía amarrados porque lo estaban molestando. Dijo que rompían sus redes y se comían la pesca. Esto nos pareció raro porque los dugongos son vegetarianos”, dijo luego la mujer en declaraciones que publica la cadena CNN.

Injustificada explotación

Según relató la visitante, luego de mostrarles los dugongos, pudieron conocer “la verdadera razón por la que los tenía encerrados: les cobraba dinero a los turistas para verlos y tomarse fotos con ellos”, relató. 80 centavos de dólar por verlos y 12 dólares por sacarse  las fotos según se puede apreciar en el video.

Al volver a tierra, hicieron la denuncia y publicaron sus fotos, subiendo imágenes a YouTube para denunciar la situación, ante lo cual las autoridades adoptaron medidas para la liberación de los animales.

Los dugongos son mamíferos marinos herbívoros del orden sirenia (en el que también se incluye varias especies de manatíes) y la única especie viva de la familia Dugongidae. Los dugones viven en aguas poco profundas del Índico y el Pacífico occidental y son herbívoros. Aparte de su cuerpo parecido al de otros sirenios, los dugones se caracterizan por su hocico curvado hacia abajo, adaptado a la alimentación en los pastos marinos. Cazado desde hace cientos de años para aprovechar su carne y grasa, se encuentra en estado crítico de extinción en varias áreas de distribución, sobre todo el norte de Australia y las islas del Pacífico.

 

Share.

Leave A Reply