Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Las rutas del Jurón

0
Constanza, la Suiza del Caribe

Constanza, la Suiza del Caribe

LISTÍN DIARIO / 9 DE MAYO DEL 2009 / POR JUAN LA MUR

Aunque llevo ya muchos años recorriendo cada rincón de la  República Dominicana, no me canso de visitar uno de los valles intramontanos más impresionante, con justicia ha sido bautizado por sus cálidos habitantes como “La Suiza del Caribe”, me refiero al Valle de Constanza, localizado en el centro de la Cordillera Central y con una singular altitud de 1,283 metros.

En esta región montañosa, propicia para el descanso y el ecoturismo, se encuentran las mayores alturas del país y nacen los principales ríos que bañan nuestro suelo dominicano.

Un Jurón tiene como prioridad esencial la aventura, la curiosidad  y el disfrute de todo lo contemplado, pero cuando se llega por primera vez a Constanza, la respiración se corta y la causa no está en su descomunal altura… simplemente, cuando nos aproximamos a esta joya de la naturaleza, nuestro espíritu se transforma y nuestro cuerpo recibe el mejor regalo que un viajero puede esperar: ¡relajación total!

Existen varias rutas de acceso. Entre las más cómodas y conocidas partiendo de Santo Domingo se encuentran:

1-Tomar la autopista Duarte y poco después de Bonao, entramos por el cruce “El Abanico”. A partir de aquí seguimos en dirección a Constanza.

2-Tomar la carretera que nos lleva desde San Cristóbal a San Juan de la Maguana, siguiendo la ruta: Guanito, Palmar del Yaque, Arroyo Cano y Los Fríos.  La primera bendición que recibirá usted al llegar al Valle es su ambiente de montaña,  con una agradable temperatura que oscila todo el año entre los 5 y 20 grados C. Esto provoca que por todas partes estalle una agricultura en forma de jardín con sus cultivos de frutos, hortalizas y flores exóticas que convierten a Constanza en una valiosa reserva científica.

Repito: he llegado a esta región una vez más y mi instinto aventurero me lleva de la mano dejándome en mi primera parada:

Reserva Científica Ébano Verde
Un verdadero símbolo para la protección de los recursos naturales en nuestro país. Contemplará usted 621 especies de plantas, de las cuales 153 son endémicas de la isla. Pida que le muestren la Pinguicola Casabitoana, el Palo Santo, el Aguacatillo y, si tiene suerte, podrá disfrutar de la Cigüita de Constanza, el Chicuí y el Papagayo.

Muy cerca de la Reserva y desde la carretera que conduce al pueblo de Constanza, quítese el calor de su caminata anterior y dese un baño frío en:

El arroyazo
Es uno de los balnearios más limpios ya que sus corrientes nacen en la misma zona boscosa de la Reserva. Pero antes de la primera zambullida, sepa que sus aguas promedian 14 grados Celsius.

Aunque yo suelo hacer camping en medio del bosque, puede registrarse en hoteles locales o complejos turísticos  como Altocerro y Rancho Guaraguao. Y como el Arroyazo puso baterías nuevas a su cuerpo, no pierda tiempo y visite:

Las Pirámides
Localizadas en la Reserva científica de Valle Nuevo. Estas pirámides simbolizan el centro geográfico de la Republica Dominicana. Lugar perfecto para una buena y fríiiia acampada. Algunos se quedan aquí para iniciar su cacería de conejos, pero, por favor, no haga esto… usted vino a esta hermosa región a llenarse de vida, no de muerte.

Ahora, no viene nada mal quitarse el cansancio en el salto más alto de las antillas:

Aguas Blancas
Situado a 5,800 pies de altura es un verdadero reto para aquellas(os) que buscan emociones fuertes. Para llegar a estas cascadas se requiere un vehículo utilitario 4/4 .

Ahora… váyase a disfrutar de toda la magia que envuelve al valle. De seguro pasará una noche completamente reparadora y si al despertar su curiosidad sigue viva, le recomiendo dos destinos más:

Parque Nacional José del Carmen Ramírez
Aquí estará usted en terreno del punto más alto de las Antillas, el Pico Duarte con 3,175 mts.

Y si se interna en la Ciénaga de los Bermúdez se remontará a cientos de años cuando la cultura taína dejó las Piedras Letradas, todo un monumento natural y santuario indígena.

Bueno… ya es hora de volver al asfalto y decir adiós a Constanza, pero más bien será un hasta luego, porque seguiremos NORTEANDO para llenarnos de vida… siguiendo las rutas del Jurón.

Share.

Leave A Reply