Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Protección para Bonao: la presa de Alto Yuna

0
HOY/ Wilson Morfe

HOY/ Wilson Morfe

HOY / 11 NOVIEMBRE 2010 / POR  FABIO R. HERRERA-MINIÑO

La presa contribuiría a aprovechar el río en múltiples aspectos

En el interesante panel que celebrara la delegación del CODIA y COOFALCONDO en Bonao el pasado día 21, quedaron vibrando las inquietudes de los munícipes que asistieron de la mejor solución para enfrentar una situación, que no admite tardanzas, ya que cada vez las aguas del río Yuna amenazan la existencia de la población.

Allí se habló de gaviones, de muros de piedras, tablestacados de acero, canalización del río y de la presa del Alto Yuna, la cual había sido engavetada por el INDRHI desde hace unos nueve años, por las rabiosas críticas que se produjeron en el seno de la comunidad de Bonao, por desconocimiento y razones políticas en contra del proyecto.

Otros tiempos y necesidades surgen a medida que avanza el siglo XXI, y por ende, es necesario reactivar ese proyecto de la presa, concebida para ser construida cuando el río llega al valle de Bonao en la región de Los Quemados, dejando atrás las altas montañas, con una excelente ubicación que serviría como una protectora de la población asentada en el valle.

Al mismo tiempo, la presa tendría un objetivo múltiple; permitiría asegurar un buen abastecimiento agua a Bonao, que sufre constantemente la inseguridad de las obras de toma existentes, que con cada creciente del río, se dañan y dejan a la población sin agua potable.

La regulación del río, en la zona de Los Quemados, contribuiría a que se pueda mejorar sustancialmente el trasvase actual de agua a la presa de Rincón con el canal Yuna-Cañabón, de manera que se instale una segunda unidad generadora de 7 mil kilos y se suministre el agua potable a San Francisco de Macorís y Salcedo.

Un mayor caudal de agua en Rincón permitiría aumentar el área de riego del importante valle de La Vega, así como a Sabana Rey, con lo que la producción de arroz tendría su cuota de agua, que a veces le hace falta.

Ya el Yuna y sus afluentes están represados tanto en Hatillo como en Pinalito del Tireo y en Blanco; el aporte de una hidroeléctrica en la presa del Alto Yuna, no sería muy notable, alrededor de unos 8 mil kilos instalados, pero mejoraría la operación de la unidad energética de Blanco al darle mayor estabilidad.

La presa del Alto Yuna constituye la estructura de ingeniería civil que garantizaría de una vez por todas que la tranquilidad retorne de nuevo a los bonaeros, que anualmente tienen sus vidas amenazadas para escapar de las aguas indomables de un río, cuyo caudal se multiplica con cada huracán.

Las aguas del río Yuna han ampliado su lecho o cauce original y desde Los Quemados, con un ancho no mayor de 200 metros, ya frente a La Salvia alcanza los mil metros y frente a Caribe, antes de llegar al embalse de la presa de Hatillo, alcanza anchos superiores a los 600 metros. Por tanto, la inversión en la presa del Alto Yuna contribuiría a aprovechar el agua del río en múltiples aspectos y aseguraría la solución de un problema que como espada de Damocles amenaza la supervivencia de una población establecida en lo que hace miles de años fue el cauce del río Yuna.

Share.

Leave A Reply