Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Primera urna funeraria para convertirse en árbol tras la muerte (con conexión wifi)

0

tecnologia-de-la-bio-urn

Como concepto, la Bios Urn es una sencilla idea que las nuevas tecnologías ayudan a llegar a buen puerto. En este caso, se trata del último viaje. Ese para el que no se necesita equipaje, con destino a la Naturaleza convertidos en árbol.

Es una de las originales propuestas que están convirtiéndose en tendencia dentro de las prácticas funerarias más ecológicas. Aunque no es la primera que busca transformar las cenizas en abono para que una semilla, a su vez, se convierta en un hermoso árbol, resulta peculiar por el uso que hace de la tecnología.

Vivir bio, morir bio …y conectado

La reforestación es uno de sus beneficios, pero más allá de las ventajas ambientales que los árboles crezcan con cenizas de restos humanos o, por ejemplo, de nuestras mascotas tienen un componente emocional precioso.

En este caso, Bios Urn tiene en cuenta un aspecto interesante, como es la viabilidad de la planta durante sus primeras fases, claves para que todo salga según lo esperado. Es decir, para que la muerte dé lugar a la vida, sin que el proyecto resulte un fracaso.

Para ello, se ha llevado a cabo un diseño que no resulta especialmente distinto de otros, salvo en ese aspecto tecnológico señalado. Se trata, en concreto, de la primera urna funeraria conectada a nuestro wifi.

Básicamente, la urna se conecta al teléfono inteligente o a otros dispositivos móviles para poder seguir el crecimiento del árbol a través de datos provenientes del entorno. Gracias a distintos datos obtenidos a través del Internet de las Cosas el cuidado del árbol puede personalizarse de forma sencilla.

A falta de posibles novedades, que apuesto a que las habrá, la app que nos conecta a la urna permite llevar a cabo el control de muy distintos aspectos. Entre otros, del riego, la meteorología e incluso de la calidad del agua.

En efecto, el sistema de riego inteligente se efectúa a través del mismo huevo en el que se incluyen todos los componentes de forma compartimentada. En concreto, el Bios Incube puede albergar hasta 11 litros de agua. Lo suficiente para que la planta tenga agua suficiente durante casi un mes.

bio-urn
Dependerá de la climatología, es evidente, así como otros factores, y precisamente por ello la aplicación y los sensores que se incluyen aplican una serie de algoritmos para realizar ese riego inteligente. Eso sí, llega un momento en el que la planta crece y crece… hasta convertirse en árbol, con lo que las necesidades de riego acaban cambiando de forma considerable.

El sistema también controla la calidad del agua, buscando que sea óptima para favorecer el buen desarrollo de la semilla y luego de la planta. De igual manera, el usuario puede hacer un seguimiento de la climatología y saber si hay o no posibilidad de lluvia.

Igualmente, otros eventos meteorológicos pueden afectar al crecimiento de la planta, y conviene conocerlos, desde nevadas, granizo, tempestades o sequías severas, pongamos por caso. O, por ejemplo, el sistema capta la cantidad de sol que le llega, así como la temperatura a la que lo hace.

De este modo, se consigue una regulación de unos y otros elementos, todos ellos fundamentales para que la planta crezca de la mejor manera posible. ¿Demasiada complejidad? Si de convertir en un hermoso árbol a nuestros seres queridos se trata, aprovechar las ventajas que nos brinda la tecnología puede ser todo un acierto.

Por lo demás, la urna está compuesta por un material fabricado con celulosa y turba, en el que se destina un compartimento a las cenizas, junto a una semilla de árbol, que puede ser desde un pino a un fresno o un ginkgo, entre otras posibilidades.

Fuente:ecologismo.com

 

Share.

Leave A Reply