Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Destrucción del mangle

0
Demetrio Miguel Castillo

Demetrio Miguel Castillo

La viceministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Idalia Acevedo, confirmó la depredación de que son objeto los recursos naturales en la zona de la desembocadura del río Yásica ubicada en la costa de Cabarete –Esto fue dicho en el 2014 y publicado en la prensa nacional, sin embargo este proceso no se detuvo, medio ambiente no tomó medidas al respecto y es ahora en el 2016 cuando explota el problema con otras magnitudes. El 50% de la superficie de los manglares en la República Dominicana se ha reducido en los últimos 30 años debido a la sobreexplotación y deforestación, el mal dragado y el desordenado desarrollo costero, declaró Omar Ramírez, vicepresidente del Consejo Nacional para el Cambio Climático.

Es decir que pese a denuncias no se ha actuado, y esto sucede siempre que se designe a políticos no especialistas a dirigir entidades de conservación nacional. La deforestación es un azote de la humanidad. Una de sus más odiosas manifestaciones es la mutilación de los manglares, un ecosistema costero marino de alta utilidad ambiental. En la RD el daño que les ha hecho el desarrollo turístico ha sido considerable, pero afortunadamente hay maneras de remediarlo y la política pública debe ocuparse de ello. (esto según Diario Libre), la conservación de los manglares es deseable por sus servicios ambientales y la explotación económica que permiten. Entre los primeros sobresale el de servir de criadero natural a muchas especies, incluyendo peces, crustáceos, moluscos y otros organismos de interés ecológico y comercial.

Se estima que un 70% de los organismos capturados en el mar realizan parte de su ciclo de vida en una zona de manglar o laguna costera. Su relación con otros sistemas terrestres y acuáticos contribuye a la estabilidad y al enriquecimiento de los mismos. Los manglares desempeñan una función clave en la protección de las costas contra la erosión eólica y por oleaje. Con las praderas marinas y los arrecifes, los manglares son las mejores barreras naturales contra los huracanes e impiden la erosión costera.

Los daños más publicitados han sido los causados por el sector turístico, especialmente en la costa norte y en Bávaro. Esto así porque los empresarios prefieren colocar sus hoteles al borde del litoral para que los turistas tengan una vista limpia al mar. En el caso de los 17 kms de manglar que hay en Bávaro, incluyendo los adyacentes a la Laguna, esto ha significado una fragmentación del ecosistema que ha mermado su productividad biológica significativamente.

Según informes del propio ministerio de Medio Ambiente. El bosque de humedales, actualmente cubre una superficie de 311.12 km², representando el 0.65% del territorio nacional. Se dividen en dos subcategorías, bosque de drago y bosque de manglar. El bosque de drago (Pterocarpus officinalis) es por lo general un bosque ribereño. es la categoría que presenta la distribución más restringida en todo el territorio nacional. Del 1996 al 2012 ha sufrido una reducción considerable, de 44.80 km² a 17.96 km², es un bosque en peligro de extinción (Quinto Informe nacional de Biodiversidad) Elaborado por el Ministerio de Medio Ambiente. Saque usted sus conclusiones.

EL NACIONAL Publicado el 04 de julio del 2016 por Demetrio Miguel Castillodemicaes.1951@gmail.com

Share.

Leave A Reply