Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Los manglares de Sabana de la Mar: ecología y turismo

0

 

SABANA DE LA MAR. Cobijas y protectores de las costas en tiempos de huracanes, los manglares que bordean las bahías de San Lorenzo y la de Samaná, se han convertido en verdaderos atractivos para turistas y vacacionistas que visitan el emblemático Parque Nacional Los Haitises.

La belleza y el encanto natural que rodea al costero municipio de Sabana de la Mar es uniforme con la formación de los manglares, de donde se puede practicar el “orniturismo”, por la diversidad de vida silvestre, que cohabita en la zona.

Los mangles de la variedad roja, en la ribera del río Caño Hondo, convierten la zona en una verdadera carretera acuática ecológica, que advierten que se está próximo a la Bahía San Lorenzo.

Los arbustos costeros se hacen también atractivos cuando se llega a la bahía San Lorenzo, reservorio de una rica y acentuada fauna y flora, que atraen a turistas y que permiten ser un centro de producción de peces, moluscos, mamíferos y crustáceos para alimentación humana.

Visto desde que se zarpa en el embarcadero del río Jibales, en Caño Hondo, a unos 9 kilómetros al norte del costero municipio, los manglares, con sus retorcidas y encorvadas raíces, hacen único el lugar en el mundo, que bien administrado por los ministerios de Medio Ambiente y Turismo, sería una zona de completa atracción en la explotación del ecoturismo en el Este.

La impresión que reciben quienes hacen la excursión a Los Haitises, es que similar a si se corriera una carretera acuática-ecológica, donde los leños de mangles parecen te quieren atrapar y el volar de aves te obligan a tomar cámara.

Los retorcidos árboles van formando especies de cuevas que cubren unos 10 kilómetros de extensión desde la bahía San Lorenzo hasta la desembocadura del río Yabón, frente a la bahía de Samaná.

Los manglares se tienen como un escudo heráldico, que protegen las costas de las aguas marinas y al mar de la contaminación y la sedimentación que producen las escorrentías de las aguas que salen de las montañas del parque Nacional Los Haitises.

A nivel mundial los manglares ocupan aproximadamente 16,530, 000 hectáreas de los cuales 5,831,000 hectáreas son en América Latina y el Caribe o sea 35.3% del área total y de estas las mayores extensiones se encuentran en Brasil y México.

Luis López Calcaño, encargado de Los Haitises por la parte Este, consideró los mangles de Sabana de la Mar como el mayor y más importante criadero de cientos de especies de peces, moluscos, mariscos y crustáceos.

Las hierbas marinas o arrecifes de corales y sus larvas y juveniles se desarrollan de manera acentuada en las raíces de los mangles, lo que asegura la sustentabilidad de la industria pesquera en la zona, que en los últimos dos quinquenios se ha ido organizando en este municipio de ricos y esplendorosos recursos naturales.

Mangles y aves

Las aves y nidos que se avistan sobre las raíces y el maleable follaje que va cubriendo la espesura húmeda que da a la bahía de San Lorenzo, son un espectáculo único y digno de observar en la parte oriental de la isla Hispaniola.

Sobre los cayos viven aves rapaces como el alcatraz, laura, garza glanca, pelícano, cuervo, cuyaya o cernícalo, paloma turquesa y ya entre los arbustos en un área escabrosa de Los Haitises se aprecian varios ejemplares del gavilán de La Hispaniola, la cual está en peligro de extinción.

La morfología o configuración de los manglares de Sabana de la Mar, son de los más importante, caracterizándose por presentar topografía escabrosa, creando cerros y depresiones.

Los mangles y las cavernas que se conservan en el litoral costero y el parque nacional Los Haitises, remontan al visitante a la edad de piedra con sus pinturas de arte rupestre.

Alegría

Algunos islotes, siempre cubiertos por mangles y otros árboles, son traspasados por cavernas, como la de San Gabriel, donde la embarcación deja a los turistas al extremo norte, para recogerlo por el lado sur, conociéndose una impresionante sala subterránea con árboles que se trepan por sus paredes.

Fuente: Diario Libre

Share.

Leave A Reply