Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Parque Nacional del Este – Padre Nuestro – Manantial del Chicho

0
Manantial del Chicho

Manantial del Chicho

POR ARQUEOTUR.ORG

El Parque Nacional del Este tiene una extensión superficial de 420 Km2 abarcando gran parte del procurrente que se adentra al mar desde Boca de Yuma y Bayahibe en el municipio de San Rafael del Yuma, provincia La Altagracia, en el extremo sureste del país. Incluye dos unidades territoriales: una peninsular, situada en tierra firme y de forma trapezoidal con una extensión de 310 Km2 que se extiende desde las cercanías de Bayahíbe hasta Boca de Yuma, con un ancho de 25 km en la parte norte y de 11 Km en la costa sur. El Parque Nacional del Este incluye también a la isla Saona, situada al sur del área peninsular y separada de ésta por el canal de Catuano de 6.250 metros de anchura entre Punta Aljibe y Punta Balajú y de 1.250 m entre Punta Catuano y la Punta Sur de la Bahía de las Calderas. La isla Saona tiene un área territorial de 110 Km2 presentando una forma alargada con longitud de 22 Km de Este a Oeste y de 5 a 6 Km de ancho promedio.

Los grandes valores que caracterizan a sus ecosistemas marinos y terrestres, la existencia de excelentes playas, las condiciones climáticas y valores culturales prehispánicos representan una permanente y creciente atracción del turismo ecológico en el Parque Nacional del Este, localizado en el litoral Sureste, considerado uno de los polos de desarrollo turístico mas importantes del país.

La Asociación de Hoteles Romana Bayahíbe mediante la financiación y colaboración de las ONGs IDDI y FIPA ha ejecutado el proyecto de turismo sostenible de la Comunidad de Padre Nuestro con la puesta en funcionamiento de Ruta Cultural Punta de Bayahibe basada en los atractivos naturales y culturales más interesantes de la zona. Incluye un jardín botánico y la visita a cavernas con manantiales y Arte Rupestre.

La zona de Bayahíbe y el Parque Nacional del Este cuenta con gran numero de cavernas inundadas donde es posible realizar buceos del máximo interés espeleológico. Los cenotes” dominicanos se conocían por el nombre de “jagueyes” entre los primitivos pobladores de la isla, los tainos.

En esos lagos subterráneos los tainos realizaban ofrendas a su diosa Atabey, la Madre de las Aguas, pero su uso habitual era como fuente de aprovisionamiento de agua, por ello es en extremo frecuente hallar en el fondo de estos manantiales restos de las antiguas vasijas que utilizaban los indígenas.

Las galerías subterráneas sumergidas de las cavernas del área de Bayahíbe y el Parque Nacional del Este resultan extremadamente hermosas de visitar y existen algunos puntos de buceo donde es posible realizar estas inmersiones guiadas por instructores especializados con toda la seguridad que requiere esta especialidad del buceo.

El proyecto contempla la visita a dos cavernas, el Manantial del Chicho y el Manantial de la Lechuza, que configuran un importante conjunto de Arte Rupestre.

El Manantial del Chicho es visitable con permiso de la administración del Parque Nacional del Este. Se necesita un guía. En este lugar se han filmado interesantes documentales y se han realizado importantes estudios por centros de tanto prestigio como la Universidad de Indiana y el Museo del Hombre Dominicano.

Presenta un desarrollo de setenta metros con un desnivel de veinte metros. Está formado por una gran cueva en cuyo fondo se localiza un impresionante lago subterráneo.

El manantial fue utilizado como lugar de aprovisionamiento de agua ya desde tiempos prehispánicos, pues en los buceos de reconocimiento que se han realizado en el lago que contiene hemos podido recoger gran cantidad de objetos cerámicos, en su mayor parte restos de potizas e incluso una de estas piezas completa.

Estos materiales están depositados en el Museo del Hombre Dominicano. Las potizas se utilizaban exclusivamente para almacenar agua y se encuentran sus restos con frecuencia en los manantiales de la zona. Los petroglifos, alrededor de veintiseis representaciones, se hallan en la entrada de la cueva.

El primer grupo está en la pared frontal de la entrada. Estas primeras representaciones son las típicas caritas, pero hay una que resalta por su tratamiento escultórico y en el que se delimita perfectamente el contorno de la cabeza, donde se grabaron los ojos y la boca.

El segundo grupo, más hacia el interior, ocupa una gran roca sobre la que se tallaron multitud de diseños, predominando los de tipo astral, asociados a otros que hemos identificado como números.

Destaca un diseño con trece líneas que consideramos hace referencia al número de meses del calendario lunar taíno, precisamente trece. Este petroglifo es prácticamente igual a algunas pictografías halladas en la cueva de José María.

Singularidad

El Parque Nacional del Este es un área natural protegida, administrada por la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales, desde 2002. Esta zona se encuentra bajo protección desde 1975.

Se encuentra en lista indicativa de República Dominicana para su declaración como Patrimonio de la Humanidad.

Share.

Leave A Reply