Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Es cierto, destruyeron en “Ojito Azul”

0
Aspecto de la entrada a la dolina que da acceso a la cueva “Ojito Azul”, en Boca de Yuma. Como puede verse, la vegetación fue devastada en su mayor parte.

Aspecto de la entrada a la dolina que da acceso a la cueva “Ojito Azul”, en Boca de Yuma. Como puede verse, la vegetación fue devastada en su mayor parte.

HOY / PAÍS BAJO TIERRA / 16 DIC 2005 / POR  DOMINGO ABRÉU COLLADO

La denuncia hecha por Kelvin Guerrero a través de varias vías electrónicas y directamente a la Subsecretaría de Áreas Protegidas está totalmente justificada. La Cueva “Ojito Azul”, también conocida como la “Cueva de Juan Juanico”, resultó bastante agredida por la acción de representantes del proyecto “Playa Verde del Caribe” en Boca de Yuma.

Las autoridades de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente ante el Parque Nacional del Este reaccionaron iniciando un sometimiento legal contra dos ciudadanos italianos que dispusieron la eliminación de la mayor parte de la vegetación natural en el interior de la dolina que permite acceso a los manantiales localizados en la zona más baja de dicha cueva.

Pero no fue solamente la vegetación lo que resultó destruido en “Ojito Azul”. El grupo de obreros utilizado por los empresarios turísticos italianos redujo a pequeñas piedras grandes rocas en el interior de la cueva con el propósito de rellenar algunas zonas entre rocas, seguramente con el objetivo de allanar el camino hacia los manantiales.

Sin embargo, el daño mayor ocurrió con algunas manifestaciones rupestres que se encontraban sobre grandes rocas. Un conjunto petroglífico, labrado sobre una de esas rocas, desapareció despedazado por las mandarrias de los obreros. Y probablemente el daño sobre estas manifestaciones rupestres indígenas no fue mayor gracias a la intervención de Juan Julio, supervisor de guardaparques para la zona de Boca de Yuma, quien en uno de sus recorridos oyó los estruendos de las rocas al ser golpeadas y el fragor del derrumbe que salía desde el interior de la cueva.

Al detener el trabajo destructivo del grupo de obreros, Juan Julio evitó que se destruyeran otras dos rocas con petroglifos, una de las cuales ostenta la representación de un sol de la mayor dimensión que se conoce.

Aspecto del interior de la cueva, donde se nota la fracturación de muchas de sus grandes rocas.

Aspecto del interior de la cueva, donde se nota la fracturación de muchas de sus grandes rocas.

El día 5 de diciembre, el administrador del Parque Nacional del Este solicitó la apertura de un proceso legal contra los nacionales italianos responsables de la destrucción dentro de la Cueva “Ojito Azul”, basado en la protección que establece la Ley 64-00 sobre las cuevas en todo el territorio nacional, estén o no estén dentro de los territorios incluidos dentro del Sistema Nacional de Áreas Protegidas del país. Cada una de las cuevas y cavernas de la República Dominicana está considerada como espacio bajo protección, no solamente su interior, sino también su entorno. Y mucho más todavía si en su interior se encuentran restos de culturas aborígenes, principalmente manifestaciones rupestres.

Pero otro elemento que legitima la protección de muchas de nuestras cavernas es la presencia de agua, puesto que el agua del subsuelo se considera una reserva para el uso humano, además de funcionar (estos cuerpos de agua) como hábitat de un número importante de especies troglobias acuáticas.

En conclusión, la Cueva “Ojito Azul” o “de Juan Juanico” posee todas las características de una cueva que demanda absoluta protección: reserva de agua, hábitat de animales acuáticos, presencia de arte rupestre aborigen, caverna en proceso de formación y vegetación en desarrollo. Pero además, es una cueva que pertenece al sistema de cavernas que se extiende hacia dentro del Parque Nacional, hacia el interior marino y hacia la zona del río Yuma.

La agresión a la cueva “Ojito Azul” coloca al proyecto “Playa Verde del Caribe” en una situación muy delicada, puesto que esa acción puede ser interpretada como una muestra de cómo serían manejados el resto de espacios que quedarían en manos de ese proyecto.

Por lo demás, creemos factible el proceso legal iniciado por las autoridades del Parque Nacional del Este.

 

Share.

Leave A Reply