Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

La Cueva de Chepa (2 de 4)

0

La_Cueva_de_Chepa_2_de_4_01HOY /  21 DE JULIO DE 2007 / POR DOMINGO ABRÉU COLLADO

La parte cultural de la Cueva de Chepa, la que se relaciona con el uso dado a la Cueva por nuestros aborígenes que habitaron esta parte de la Isla (Bayaguana), está documentada por la presencia de un conjunto de petroglifos a la entrada (horizontal) de la Cueva, un grupo de pictografías cerca de la mitad del desarrollo horizontal de la Cueva y algunas pocas pictografías dispersas sobre sus paredes.

Los petroglifos de la entrada se diferencian enormemente si los agrupamos por tamaño: un grupo de tres petroglifos grandes, de 1.50 metros de largo por 0.70 metros de alto, y un grupo disperso de petroglifos pequeños con tamaños diversos entre 8 y 12 centímetros, todos de aspecto antropomorfo.

Conjunto de petroglifos a la entrada de la Cueva de Chepa.

Conjunto de petroglifos a la entrada de la Cueva de Chepa.

El grupo grande está compuesto por tres figuras –dos claramente identificables como antropomorfas en posición sedente- y una enigmática. Los demás petroglifos son todos de aspecto antropomorfo.

Las pictografías se presentan de igual manera: un conjunto de regular tamaño y varias unidades dispersas, como ya dijimos.

El conjunto de grandes petroglifos de la Cueva de Chepa guarda cierta relación con un conjunto pictográfico que se encuentra en la misma región (geológica), en Los Haitises, en la zona “posterior” de entrada de luz de la Cueva del Ferrocarril o de la Línea.

En ambos conjuntos aparecen dos figuras claramente diferenciadas entre sí, sedentes sobre duhos (asientos ceremoniales taínos), mayores que las demás figuras plasmadas en las paredes y asociables con behiques (sacerdotes) practicantes del ritual de La Cohoba, el principal rito ceremonial reportado por los cronistas al momento de la llegada de los europeos.

En cuanto a las pictografías de la Cueva de Chepa, todas antropomorfas, presentan una particularidad sumamente interesante. Se presenta un conjunto de 8 figuras, en color negro, de 81 centímetros de largo por 38 centímetros de altura. Su particularidad aparece cuando vemos que se trata de figuras de gran equilibrio morfológico, presentando cuerpos llenos, no huecos ni de simples líneas. Es decir, es un estilo pictográfico que se separa del aspecto infantil (naif) presentado por la mayoría de las pinturas de aspecto humano que se encuentran en nuestras cuevas.

Conjunto pictográfico (pinturas) a la mitad del recorrido de la Cueva en Bayaguana.

Conjunto pictográfico (pinturas) a la mitad del recorrido de la Cueva en Bayaguana.

Pero además, el grupo pictográfico de la Cueva de Chepa exhibe gran movimiento, diferenciándose entre sí las figuras y sus posiciones.

Otras pictografías parecen ser parte de pinturas mayores que han desaparecido con el tiempo y la presencia de escorrentía de agua sobre sus paredes como resultado de la lluvia, muy abundante en la zona.

El otro aspecto cultural de la Cueva, el aspecto arqueológico artefactual, no pudo ser documentado en su interior debido a su aparente inexistencia.

Durante la exploración revisamos algunas partes de la entrada de la Cueva sin encontrar vestigios de cerámica o de artefactos utilizados por los aborígenes.

Sin embargo, eso no significa que no existan, pues pueden encontrarse sepultados por las capas de arcilla y murcielaguina, lo que demandaría la realización de excavaciones en su busca.

Por lo pronto, a nivel de superficie, no se localizaron indicios cerámicos, líticos o de otro material, aunque removimos algunos centímetros de suelo a la entrada, pero se trataba de capas alteradas por la extracción de murcielaguina, pues aparecían mezcladas con fragmentos de vidrio y fibras de polipropileno.

Pero la Cueva de Chepa no es la única cueva de la zona que presenta manifestaciones rupestres. Según las informaciones de los habitantes actuales de la zona existen otras cuevas que presentan arte rupestre en su interior, principalmente petroglifos a su entrada, que es lo primero que se nota al llegar a una cavidad.

Pero la evidencia de pinturas en la Cueva de Chepa indica que puede haber también pinturas en las demás cuevas indicadas por los locales.

Otras cuevas, todavía activas y cercanas a la Cueva de Chepa, presentan un enorme interés hidrológico. Pero sobre estas cuevas escribiremos después.

Share.

Leave A Reply