Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

La Cueva de David se transforma de vertedero en punto turístico

0
Atractivo. La Cueva de David no es muy conocida en la zona y según cuentan los moradores era utilizada en el pasado para bañarse.

Atractivo. La Cueva de David no es muy conocida en la zona y según cuentan los moradores era utilizada en el pasado para bañarse.

LISTÍN DIARIO / 16 DE ENERO DE 2011 / POR MAIROBI HERRERA

ARQUEOLOGÍA

Tiene potencial para el buceo y es una de las 66 cuevas con petroglifos de la provincia

La Altagracia. Luego de varias horas de buceo junto a los integrantes de la Sociedad Dominicana de Espeleología (Drss), decidimos parar en un pueblo ubicado en la provincia La Altagracia (en las inmediaciones del Parque Nacional del Este) y nos encontramos con una cueva que formaba parte del patio trasero de dos viviendas que se encontraban en el lugar.

Se trata de la Cueva de David, que antes era conocida como El Manantial de Porfiria.

Tesoros por descubrir
La entrada de la Cueva de David está llena de la basura y de los escombros de las viviendas que había a su alrededor. Su gran atractivo se esconde en su interior.

“La Altagracia tiene el 14.50% de arte rupestre del país, con 66 cuevas identificadas”.”
Gabriel Atiles, arqueólogo dominicano

Con 950 pies de penetración y 15 de profundidad, de acuerdo al relevamiento realizado por los buzos Thomas Riffaud y Robert Wurm de la DRSS, la Cueva de David podría encajar perfectamente para el buceo de cuevas, que es realizado por muchos turistas en el país.

Pero hay más. El arqueólogo Adolfo López contabilizó unos 23 petroglifos, que se sitúan a la vista de la luz solar, a pocos metros de la entrada, en dos paneles bien diferenciados. “Las representaciones casi en su totalidad son de tipo antropomorfo. Destacan algunas figuras de caritas con su parte inferior abierta en forma de ancas de rana que se repiten frecuentemente en las cuevas que tienen agua”, publicó López por primera vez en 2004 en el libro: El Arte en la Penumbra. Pictografías y Petroglifos en las Cavernas del Parque Nacional del Este”.

“Estas figuras recuerdan un mito taíno que nos reporta Fray Ramón Pané en su libro ‘Relación de las Antigüedades de los Indios’, en el que un grupo de niños es convertido en ranas al romper a llorar motivados por el hambre que sentían, pues habían sido abandonados por sus madres y no tenían que comer”.

Para el experto “es posible que la asociación del llanto infantil a la rana que croa cuando llueve, sea un indicativo de agua y por ello estas caritas con patas, que recuerdan a las ancas de las ranas, se coloquen precisamente en las cuevas que contienen algún tipo de acuífero. Los petroglifos podrían ser pues, la representación de la escena mitológica en la que los niños taínos se convierten en ranas”.

Para llegar al manantial hay que bajar algunos 15 metros hasta el fondo, luego allí presenta una cámara muy amplia con paredes un poco secas, de color amarillo y muy viscosa.

Fuente de agua afectada por la contaminación

La Cueva de David  no es muy conocida en la zona, según cuentan los moradores. Algunos opinan que era utilizada en el pasado para bañarse, pero más que todo, como vertedero de basura de parte de sus antiguos dueños.

El arqueólogo Adolfo López dijo que el  acuífero que tiene la caverna  debió servir como una abundante fuente de abastecimiento de agua potable para los habitantes prehispánicos de la zona.

DE MANANTIAL DE PORFIRIA A CUEVA DE DAVID

Hoy se le conoce por el nombre de Cueva de David, debido a que un comerciante de la zona, David Jiménez, decidió comprar el terreno y convertir ese espacio en otro atractivo turístico para la región Este.

Jiménez, de 37 años, y empresario de la zona, dijo que compró el terreno por aproximadamente un millón de pesos, con el propósito de darle mantenimiento a la cueva y hacerla apta para visitas guiadas. Para esos fines destruyó las viviendas que estaban en el lugar. Los escombros aún permanecen ahí.

“Yo tengo 20 años viviendo aquí y desde siempre yo había visto la cueva. Me pareció interesante y por eso decidí invertir en ella, para convertirla en una oferta de ecoturismo aquí en la región Este”, explicó.

Según Jiménez, tiene como proyecto, limpiar los espacios de la cueva, poner algunas luces, construir un sendero en las afueras del terreno, adornar la fachada de la cueva con árboles y poner carteles informativos.

Los 950 pies de penetración y 15 de profundidad de la cueva y sus aguas, de acuerdo a los buzos Thomas Riffaud y Robert Wurm de la DRSS, hacen de la Cueva de David un enclave adecuado para el buceo turístico.

(mayrobi.herrera@listindiario.com)

Share.

Leave A Reply