Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

La cueva de la capilla del divino niño

0

La_cueva_de_la_capilla_del_divino_niñoHOY / 17 DE MARZO DE 2007

En esta cueva no hemos encontrado alguna capilla sixtina de arte rupestre, como tampoco algún divino niño taíno. El nombre le viene por el edificio en construcción destinado a la veneración católica de la representación de Jesucristo conocida como “El Divino Niño”, que se levanta al pie del farallón más cercano al mar y muy cerca de la autopista Las Américas.

La Cueva, un extenso abrigo con tres espeluncas: dos de ellas a dos metros del suelo y una mayor a ras del suelo, había sido en cierta manera habilitada para el uso de grupos de niños y jóvenes, probablemente en actividades asociadas con el área deportiva del sector. Había sido eliminada toda la vegetación frente a la cueva, se había nivelado el terreno y cubierto con gravilla. Además se construyó un piso de cemento, aparentemente para la presentación de grupos de baile o representaciones teatrales.

El abrigo, de 18.90 metros de extensión, y de 9.80 metros de fondo (desde el extremo exterior del techo a la parte más profunda de la cavidad) debió haber sido utilizado con cierta intensidad por aborígenes, según las muestras arqueológicas que encontramos en el interior, principalmente en las dos espeluncas superiores.

En la parte inferior localizamos dos petroglifos, uno de ellos de apenas tres centímetros. Pero había otro mayor, un tercero, que evidentemente fue agredido “hasta morir” con la colocación de nombres grabados sobre la concreción que se presenta como la más llamativa, que lo fue tanto para los aborígenes que utilizaron la cueva como para los jóvenes que la visitan en la actualidad. El desconocimiento de lo que había grabado sobre la concreción desde casi mil años permitió su destrucción. Nada nuevo en nuestras cuevas, pero cada vez menos comprendido.

Con toda seguridad, quienes estuvieron por primera vez en esta cueva, -recientemente, quiero decir- deben haber encontrado muchos restos de la utilitaria aborigen. Por alguna razón que todavía ignoramos esta cueva fue utilizada durante bastante tiempo. Eso se colige por la cantidad de cerámica encontrada.

La cerámica aborigen que encontramos asocia la cueva con una cultura agroalfarera, Taína probablemente, aunque la cerámica localizada no presenta diseños que nos puedan asegurarlo. Pero el buen terminado de la cerámica que formaban ollas, potizas y otros enseres, y la dureza de los fragmentos de burén encontrados también en la cueva, indican que se trataba de un grupo de bastante desarrollo.

Otro elemento arqueológico –interesante por lo raro- es la presencia de una punta de coa, utilizada para la siembra.

Las coas eran fabricadas con la parte más dura del caracol Strombus Gigas, la columela. Le eran practicadas algunas muescas para poder atarlas mejor al mango. La presencia de esta punta de coa en esta cueva es un indicio de que alguna zona cercana, o varias zonas cercanas, era utilizada para la agricultura. La presencia de burén indica la utilización de la yuca, lo que se identifica perfectamente con la presencia de la punta de coa.

Decíamos que con toda seguridad fueron encontradas muchas evidencias de habitación aborigen cuando esta cueva comenzó a ser visitada. Probablemente fue saqueada de lo que tenía. Pero es probable también que bajo la actual superficie, aún alterada, se encuentren todavía muchas evidencias arqueológicas importantes. Pues inspeccionando solamente las dos espeluncas superiores localizamos unos diez fragmentos de cerámica, incluyendo dos fragmentos de burén, y la punta de coa. Eso significa que en el nivel inferior la cantidad de información arqueológica debió haber sido asombrosa.

La continuación del trabajo de prospección espeleológica, arqueológica y rupestrológica de las cuevas de nuestros farallones nos guarda todavía muchas sorpresas, muy buenas sorpresas.

Son esas sorpresas las que nos permitirán abogar por la preservación de estas cuevas, tanto para su estudio como para su utilización en programas de educación de niños y jóvenes.

Share.

Leave A Reply