Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Dos grandes proyectos de presas en río Artibonito

0

HOY / 14 DE SEPTIEMBRE DE 2011 / POR SALVADOR B. DÁJER S.

En los comienzos de los años noventa del recién pasado Siglo Veinte el Indrhi y la OEA, con el patrocinio de la Comunidad Europea, proyectaron la construcción de dos presas de gran altura en la parte dominicana del río Artibonito, una en las Dos Bocas, donde se vierte el río Macasias y la otra en el lugar conocido como El Corte, idea acogida favorablemente por la Oficina Nacional de Planificación (ONAPLAN) que la incluyó en su “Plan General para el Desarrollo Fronterizo”.

Como consecuencia, en un artículo inserto en el periódico Hoy del día 7 de septiembre del 1992, titulado: “La Integración en marcha” solicitábamos, para conocimiento del país, una explicación detallada de las ventajas y beneficios de tales obras, porque lo que estaba a la vista era una inconstitucional agresión a inalienables intereses vitales de la República Dominicana, con mucho daño y ningún beneficio.

Como respuesta, la Dirección de Onaplan, en un artículo con el título “Son descartados planes presas río Artibonito” publicado en el periódico Hoy el día 23 de julio de 1993, afirmó: “que aunque ciertamente en el Plan de Desarrollo Fronterizo se hace una recomendación para la posible construcción de dos presas sobre el río Artibonito, esos planes fueron descartados posteriormente por lo que, sostuvo, han quedado desfasados”.

La presa proyectada en Las Dos Bocas, que es donde Macasías  desemboca en el Artibonito, justo en la línea fronteriza, con cota 170m SNMM y unos 100 metros de altura y regulación de 90 m³/seg. que le serviría exclusivamente a Haití en riegos, acueductos, energía, etcétera.

El embalse ocuparía decenas de miles de tareas agrícolas dominicanas, inundación de 30 km.  del río Macasías y  la destrucción del canal de riego Rinconcito Macasías y su área de riego. También 20 kms. del Artibonito, inundación que cubriría a Potro Blanco, Rinconcito, Manyaya, Guaroa, El Guayabo, Hato Nuevo, Guayabal y otros numerosos pueblos dominicanos. Haití también sería perjudicado sensiblemente, pues parte del embalse ocuparía miles de tareas agrícolas y llegaría hasta el poblado de Hinche por inundación del río Guayamuco, afluente haitiano del Artibonito.

La presa de El Corte, de unos 130 metros de altura, estaría totalmente en territorio dominicano en donde el río Artibonito corre paralelo a la Carretera Internacional, aislando a ésta y ahogando tierras y pueblos de la cuenca del Artibonito, sin ningún beneficio para la República Dominicana, porque el nivel del embalse, unos 300 SNMM, estaría muy bajo con relación a las tierras dominicanas irrigables, ubicadas a más de 400 metros SNMM.

El Artibonito en Haití ha sido estudiado con el propósito de localizar sitios propicios para levantar presas de embalse, destacándose La Chapelle como el más adecuado para sustituir la ya deficiente presa de Peligre. Una presa de aprovechamiento múltiple en La Chapelle sería un poderoso puntal de apoyo para la renovación y el futuro de Haití.

Más recientemente, en el año 2005 apareció el panfleto “Plan de Desarrollo Sostenido de la Generación Hidroeléctrica para el Período  2005-2015 y Volumen de Inversión Requerido” el que en cinco apartados propone 28 grandes proyectos de saltos hidroeléctricos en los que aparecen como “Contratados” los siete del apartado 2, que incluye las presas desfasadas del Artibonito y saltos ya desechados tales como: Manabao-Bejucal-Tavera, plan que analizamos en el artículo “Reflexiones sobre un Plan” en el periódico Hoy de septiembre 20 del 2005.

Con los valores del “Plan” a la vista, inversión 1,042.20 millones de dólares y producción media anual de 1,001.70 millones de kwh. fue fácil concluir que la potencia real efectiva de los 7 saltos es tan solo de 114.27 MW, que el tiempo de trabajo del conjunto  sería de unas 6.6 horas diarias o 100 días al año; que el KW de potencia efectiva costaría US$9,118.75 y que el Kwh se produciría a un costo de 0.36 de dólar si se consideraran solamente los intereses, abono al capital y los gastos de administración y mantenimiento, porque si se llegara a considerar el incuantificable valor de los miles de tareas de la tierra inundada, la agricultura arrasada, los bosque destruidos, la reubicación de familias, los daños ecológicos  y sociales, los caminos de acceso, el deterioro de la vida del embalse, etc. el valor del kwh sería incosteable y sin embargo el gravoso “Plan”, está en marcha. Pinalito terminado y Palomino en construcción.

La comparación de los saltos hidroeléctricos con una térmica similar a la Itabo de 125 MW (125,000kw) de potencia que cuesta unos 125 millones de dólares, es decir, a 1,000 dólares el kw efectivo en vez de los 9,118.75 de los saltos, puede trabajar 24 horas diarias o sea 365 días al año y producir 1,095 millones de kwh. que es más electricidad que las de las siete hidroeléctricas propuestas, a un costo muchísimo menor del kwh.

El total de los 28 saltos produce menos electricidad que dos ITABO a un costo diez veces mayor.

Hay elementos para pensar, y también, para estar conscientes de que proyectar saltos hidroeléctricos como los del Plan de Desarrollo, es una propuesta de incalificable agresión a intereses vitales de la República.

Share.

Leave A Reply