Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Ahora le llegó al río La Leonora

0
Lo que en el pasado fue un caudaloso río ya sólo queda este “charquito” en el que la gente insiste en usarlo como balneario.

Lo que en el pasado fue un caudaloso río ya sólo queda este “charquito” en el que la gente insiste en usarlo como balneario.

EL NACIONAL / 28 AGOSTO 2010 / POR EVARISTO ORTIZ HENRÍQUEZ

Primero ocurrió con el Haina, luego le tocó al Joba de Gaspar Hernández, y ahora le tocó el turno a La Leonora, en Maimón. Allí llegaron los ecocidas para acabar con este pedazo del ecosistema dominicano

Justo al día siguiente del 1 de julio del 2010 de quien escribe estas líneas haber explorado la cuenca alta de La Leonora, este periódico publicaba la depredación de dos cuencas hidrográficas, la del río Joba de Gaspar Hernández y, la del río Haina, en Santo Domingo. Es una coincidencia impactante, preocupante.

La depredación de la cuenca hidrográfica del río La Leonora empezó en la década de los cincuentas, cuando el bosque de esta área abastecía de leña, postes, traviesas y vigas al ingenio Catarey, situado en Villa Altagracia. A estas actividades se le sumaban el corte de árboles para hacer carbón y el conuquismo.

Al cesar la actividad cañera – para bien del bosque – también paró la extracción de madera para estos fines. Asimismo, los agricultores emigraron al pueblo y el gas propano sustituyo al carbón de leña.

Esto permitió que se iniciara una regeneración natural de la vegetación en estas cuencas, hasta formarse una espesa masa boscosa, la cual podía ser admirada desde cualquier ángulo de la ciudad. Con ello, volvieron algunas de las aves, como el Carrao, Paloma silvestre, perdiz, etc.

Sin embargo, el ecosistema empieza nuevo a ser perturbado, agricultores nómadas se están aprovechando de las negligencias de las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente para desmontar y hacer sus conucos.

La extracción de materiales de construcción de los caudales de los ríos es otro problema grave.

Es razonable que hay que producir alimentos para la subsistencia, pero también hay que razonar que no en cualquier parte se debe talar y hacer agricultura o ganadería.

Por ejemplo, estas son áreas de alta pendiente y suelo suelto, lo que significa que son de erosión segura, además hay que entender que es la cabecera de un río, es decir donde nace, un lugar que debe estar cubierto de vegetación.

La población de Maimón debe luchar y exigir la protección de esta fuente acuífera, pues es de vital importancia para esta comunidad porque, además de brindarle sus aguas para múltiples usos, sirve de atractivo ecológico a aquellos ciudadanos que aprecian los paisajes naturales, dado que atraviesa el casco urbano del municipio.

Hay que destacar que Maimón se encuentra en una situación ecológica delicada que sugiere a la población a ser vigilante en el comportamiento en la extracción minera, a promover la educación ambiental, y a proteger y preservar los recursos naturales del Municipio, problemática que seguiremos tratando a través de la oportunidad que nos este medio ¡la voz de todos!

Share.

Leave A Reply