Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Bosques, cavernas, historia y manantiales en un solo lugar

0

Buceo. En ‘Padre Nuestro’ es uno de los pocos lugares del país donde se puede hacer buceo ecoturístico.

POR MAIROBI HERRERA

En la comunidad de Padre Nuestro, en Bayahibe, se observan muestras del arte rupestre.

La Romana. Doce años atrás, unas cientos de familias que vivían en un bosque húmedo tropical con condiciones muy precarias y rodeadas de manantiales, nunca se imaginaron que esa comunidad se convertiría hoy en un punto turístico muy importante de la región del Este.

Sin embargo, no hasta el paso del huracán George en el 1998, estas 183 familias fueron reubicadas, para formar lo que se conoce actualmente como Padre Nuestro.

Padre Nuestro es una zona boscosa que está rodeada de al menos siete cuevas con manantiales, en los cuales a través del tiempo le han sido localizados fragmentos de vasijas de barro procedentes de los indígenas que vivían en ese lugar y también arte rupestre.

El Chicho I y II, El Oculto, Padre Nuestro, La Lechuza, El Toro, La Jeringa y El Pina, son parte de los manantiales de agua dulce que se rodean la zona y que son aprovechados por los turistas para hacer recorridos en caballo y por los buzos para practicar buceo de caverna.

De acuerdo a las investigaciones arqueológicas realizadas en el entorno, parte de los manantiales de esta zona tienen en la caverna que los alberga, un rincón dedicado a los petroglifos, lo cual, para los antiguos habitantes del área, los convertía no solamente en lugares donde aprovisionarse de agua, sino en auténticos templos cargados de magia y de espiritualidad.

“Los petroglifos siempre se encuentran en la parte iluminada de la caverna, lo que evidencia la relación que estas imágenes de culto tenían con el dios sol. También se relacionan con el agua, pues a Atabey, la Madre de las Aguas, se la suponía moradora en las profundidades de estos manantiales”.

Un poco de historia 

“A donde se quedó Quilín, yo ni amarra’ me quedaba”.

Son las expresiones de Ernesto Ogando (Quilín), un humilde agricultor de 75 años que lleva viviendo alrededor de 40 años en Padre Nuestro.

Quilín relata que llegó a la zona a los 16 años cuando terminó el servicio militar obligatorio en los 60s.

“Yo vine aquí jovencito y esto era “monte y culebra”, y me quede por tres días y tres noches sacando agua de ahí (en la Jeringa) de un motorcito”, explicó.

Por su vasta experiencia en la área, Quilín dio una pequeña explicación del porque algunos nombre de los manantiales que tanto llaman a la atención a sus visitantes.

“La Jeringa se llama así, por un hombre que llegó desde Boca Chica y se quedó viviendo ahí. El compró 50 pesos de tierra en ese entonces, cuando la tarea de tierra valía 5 cheles. El estaba acomodado, pero luego lo sacaron. Tuvo un accidente y murió”. “El de Padre Nuestro debe su nombre a que toda la gente de la localidad iba a buscar agua a ese manantial”.

Quilín explica además, que el Manantial del Chicho se llama de esa manera porque en el trabaja un hombre a quien le decían “Chicho”.

También, le pusieron al manantial del Pina su nombre, por una hermana de el que vivía alrededor. Al del Toro, porque se cayó un toro y al de La lechuza, porque los lugareños cuando lo descubrieron, vieron a una lechuza.

Condiciones 

Leandro Reyes, tiene 21 años viviendo en Padre Nuestro, dice que los turistas la zona, pero que desea que las autoridades competentes le den más mantenimiento al lugar.

Reyes señaló, que los manantiales del Chicho y de Padre Nuestro son los que más se visitan.

La directora Ejecutiva de la Asociación de Hoteles Romana- Bayahíbe, Kelly Robinson Schaun, destacó que Padre Nuestro “es uno de los pocos lugares del país donde se puede hacer buceo de caverna”.

Robinson Schaun, dijo que ya le están dando los toques finales al área y que cuentan con el apoyo del Banco Interamericano y Desarrollo y de la Agencia Internacional de Desarrollo de los Estados Unidos.

(+) UN RECORRIDO ECOTURÍSTICO

Para disfrutar de las maravillas de Padre Nuestro, se toma un tour guiado en el Parque Nacional del Este de una o dos horas y observa un bosque tropical seco, un paisaje de piedra caliza, mariposas y aves e impresionantes cavernas subterráneas con agua dulce.

La Ruta Arqueológico y Ecoturístico de Padre Nuestro le conducirá a través del bosque a contemplar un pedazo de la historia de sus antiguos pobladores, de su geología aun en formación desde hace miles de millones de años.

Durante el transcurso del recorrido se pueden observar los cimientos de las casas de los antiguos moradores de la zona, interesantes muestras de la flora y la fauna autóctona del Este de la isla de Santo Domingo, además de visitar cavernas con manantiales de agua dulce donde se localizan muestras de arte rupestre prehispánico.

El Sendero Arqueológico y Ecoturístico de Padre Nuestro se encuentra ubicada dentro del área del Parque Nacional del Este en la zona de Bayahibe, 10 minutos de la zona hotelera de Dominicus. Se ofrece tours guiados diariamente desde las 9:00 a.m. hasta 4:30 de la tarde.

PUBLICADO EN: LISTÍN DIARIO

Share.

Leave A Reply