Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Río Brujuelas es un peligro para los que se bañan en zona de Boca Chica

0

Rio_Brujuelas_es_un_peligro_para_los_que_se_bañan_en_zona_de_Boca_ChicaDIARIO LIBRE / 13 DE JUNIO DE 2012 / POR YVONNY ALCÁNTARA

Se han ahogado cuatro; las autoridades toman medidas para evitar muertes

Boca Chica. La desembocadura silenciosa del subterráneo río Brujuelas se ha convertido en una trampa mortal para algunos bañistas de un área de la playa de Boca Chica. Desde finales de abril a la fecha, cuatro personas se han ahogado supuestamente en el punto donde una de las venas del río se confunde con las aguas del mar Caribe. El punto peligroso se encuentra cerca del helipuerto y en los frentes de La Matica, a unos 80 metros de la orilla.

Ante la situación, las principales autoridades del municipio decidieron ayer cercar con pilotillos el área peligrosa y prohibir el baño en toda la playa después de la 7 de la noche.

El río Brujuelas nace en Monte Plata y corre subterráneo desde la carretera Mella hasta su desembocadura en Boca Chica, pero sus salidas al mar varían de dirección por temporadas, algunas veces por intervenciones humanas. Este año, le dio por emerger en el área mencionada, justo frente al establecimiento “Máximo Playa”.

“Hubo una vez que él (el río) entraba libremente al mar, al ir cercando (la playa de negocios) entonces él se ve obligado a buscar sitios por donde salir”, explica el alcalde Daniel Ozuna.

Tradicionalmente al lugar donde desemboca el río, los lugareños le llaman “remolino”. Ahí supuestamente murió ahogado el pasado jueves, Día de Corpus Christi, Omar Morán Ramírez, un oficial del Ejército Nacional, de 27 años, que se convirtió en la última víctima. También se le atribuye la muerte del niño Darlin Polanco Valentín, de 10 años; del adolescente Onasis Reyes Peguero, de 17 años, y el colombiano Andrés Alberto Ocampo Llano.

De acuerdo con el jefe del cuerpo de bomberos de Boca Chica, general Enerio Rodríguez Montero, una constante en los casos de ahogamiento es que excepto el niño, todos se bañaban al caer la tarde o en horas de la noche, violando las reglas y las medidas de seguridad. A esta hora, la marea sube y la peligrosidad del hoyo -de unos 12 pies de profundidad-, aumenta. Coincide con el alcalde en que algunos estaban bajo los efectos del alcohol, lo que quizás dificultó que lucharan por sus vidas.

Una alerta poco útil

Antes de tomar las drásticas medidas de ayer, las autoridades habían colocado una boya blanca para advertir del peligro, pero pocos bañistas lograban descifrar su significado. Algunos la respetaban durante el día, pero de noche, la ignoraban. La playa de Boca Chica es la más cercana a la capital, y es uno de los balnearios públicos más concurridos, especialmente por la población de escasos recursos. Es considerada una de las playas más seguras debido al rompeolas natural que la protege, y a la vigilancia. Por ejemplo, en la pasada Semana Santa, cuando recibió una gran cantidad de visitantes, no hubo muertos.

Medidas

Preocupados por el aumento de los casos de siniestralidad, el alcalde Ozuna convocó al viceministro de Turismo en la zona, Mario Viñas; al director de los bomberos y a la encargada de la Policía Turística, coronel Francia Hernández, para tomar medidas definitivas.

Ayer todos fueron a la playa, y en presencia de DL, decidieron acordonar el punto peligroso con pilotillos de concreto, prohibir el baño después de las 7:00 de la noche, construir dos torres de vigilancia y colocar dos salvavidas fijos durante el día, así como establecer brigadas mixtas de organismos de rescate y agentes de seguridad. “El que entre a esta zona después de la siete de la noche va a quedar preso”, enfatiza el viceministro Viñas.

El alcalde Ozuna tiene la esperanzas de que con las medidas que implementarán se terminen las muertes.

Acusan comerciantes invasores
Las autoridades de Boca Chica señalaron que parte de la responsabilidad de las muertes, la tienen comerciantes invasores, que aprovechando las horas de la noche y madrugada, invaden la playa para ofertar bebidas alcohólicas a quienes se aventuran a visitarla en ese lapso. “De noche vienen esos facinerosos, que la policía municipal los quita, que el Ayuntamiento los quita, y cuando uno viene a descuidarse ya están otra vez (…). Entonces los verdugos son los que les ponen la mesa, los que les venden la bebidas y no les advierten del peligro”, afirma el alcalde Daniel Ozuna. Prometió actuar drásticamente.

Share.

Leave A Reply