Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

El pájaro carpintero más grande de América se queda sin casa

0

El_pajaro_carpintero_mas_grande_de_America_se_queda_sin_casa_01DIARIO LIBRE / 25 DE ENERO DE 2015 / POR JÚLIA TALARN RABASCALL/EFE

El Carpintero Negro es una especie que sólo se desarrolla en entornos poco alterados por el hombre

PUERTO WILLIAMS, Chile.- La deforestación del bosque templado de Chile amenaza la supervivencia del Carpintero Negro, el pájaro de esta especie más grande de América que “podría desaparecer de muchas zonas chilenas en menos de 40 años”, sostuvo el investigador chileno Jaime Jiménez en una entrevista con Efe.

El simpático eco del “toc-toc, toc-toc” del picoteo del carpintero que, con frecuencia, se puede escucha en los bosques del sur de Chile tiene los días contados “si se continúa con la explotación actual de los bosques”, aseguró Jiménez, profesor de la Universidad del Norte de Texas (EE.UU.).

Esta ave, que se puede encontrar desde los bosques de Talca, al centro de Chile, hasta la región subantártica del país austral, es una especie muy exigente en cuanto a requerimientos de hábitats y sólo se desarrolla en entornos poco alterados por la mano del hombre.

Es por este motivo que Jiménez, junto a expertos de la Universidad de Magallanes, del Instituto de Ecología y Biodiversidad y de la Universidad del Norte de Texas, inició un proyecto de investigación sobre el comportamiento, reproducción y alimentación de esta especie en la zona de Isla Navarino, una de las zonas más vírgenes de Chile situada en la Reserva de la Biosfera Cabo de Hornos.

Con sus estudios los investigadores intentan averiguar las consecuencias de las modificaciones del ecosistema sobre esta especie y, de esta manera, anticipar medidas de conservación que impidan su extinción.

El_pajaro_carpintero_mas_grande_de_America_se_queda_sin_casa_02

Actualmente, según Jiménez, “la fragmentación del bosque por necesidades ganaderas, de comunicación o de cultivo es la principal amenaza que acecha a las familias de carpinteros, que necesitan alrededor de dos kilómetros cuadrados de bosque continuo para poder sobrevivir”.

Si el bosque está fraccionado el carpintero “necesita mucha más energía para moverse de un lado para otro”, subrayó Jiménez, quien añadió que al requerimiento de un bosque continuo se le añade la necesidad de que los árboles sean maduros, “pues necesitan troncos suficientemente grandes -de entre 40 o 50 cm de diámetro-, para poder excavar sus nidos y alimentarse de larvas”.

Aparte de la deforestación, la introducción en el sur de Chile del visón americano, a mediados del siglo XX, es otra de las amenazas que cuestiona la supervivencia del carpintero en estas latitudes.

En Isla Navarino, donde los visones ya hace tiempo que campan a sus anchas tras ser liberados, después del fracaso de una industria peletera que nunca fructificó, la amenaza es mucho más alarmante, pues a falta de depredadores autóctonos, los carpinteros desprevenidos bajan al suelo para alimentarse de larvas.

“Eso significa que el visón tiene mucho más acceso a ellos”, manifestó el investigador quien alertó de la posibilidad de que “esta especie desaparezca de la isla a corto plazo si cada visón se come un carpintero”.

Además de ser una especie muy carismática por su intenso colorido y su simpática expresión, el Campephilus Magellanicus o Carpintero negro es especialmente relevante para los nidificadores secundarios como los loros cachañas, los concones o golondrinas, que utilizan los agujeros excavados por los carpinteros para anidar.

Asimismo, al alimentarse de larvas de gusanos, los carpinteros “controlan las infecciones del bosque que afectan a la madera” al mismo tiempo que, con su picoteo, esparcen hongos entre los árboles, por lo que “se podría decir que están cultivando el bosque para poder cosechar en el futuro”.

Es por estos motivos que este hermoso ejemplar de avifauna chilena es considerado una “especie clave para el ecosistema”, remarcó Jiménez, pues “con una baja biomasa crea un impacto muy grande para el resto de la comunidad”.

Los científicos y administradores de los recursos naturales subrayan asimismo la necesidad de conservar esta ave, pues se trata de una “especie paraguas”, ya que “dado que necesita mucho espacio para vivir, protegiéndola a ella se protege de forma indirecta muchas otras especies que componen la comunidad de su hábitat”.

“El Carpintero Negro es muy parecido al Carpintero Pico de Marfil que ya se extinguió en Estados Unidos y similar al desaparecido Carpintero Imperial de México, ambos extinguidos por la fragmentación del bosque”, recuerda el investigador.

A su juicio, la conservación es la única salida que permitirá revertir esta situación y posibilitará que nuevas generaciones puedan, de pronto -como señalaba Neruda- descubrir “en el silencio del verde el carpintero toco toc”.

Share.

Leave A Reply