Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

La ciudad oasis del futuro

0

La_ciudad_oasis_del_futuro

– Las seis torres ajardinadas se edificarán en la ciudad deportiva de Jaypee Greens, un nuevo municipio urbano para un millón de residentes y con una gran presencia de espacios verdes, que se localizará en las proximidades de Nueva Delhi, la capital de la India.

– “En la construcción de las torres, que estarán recubiertas con huertos frutales, se utilizará madera, el material que deja un menor impacto en el medioambiente”, informa el bioarquitecto belga Vincent Callebaut a Efe.

– Las verduras que comerán los residentes de Hyperion, como se llamará el complejo, crecerán sin tierra, en sustratos ligeros hechos de bolas de arcilla, situados en los balcones de cada uno los apartamentos, así como en soluciones acuosas de nutrientes minerales, en invernaderos hidropónicos de uso público, según este bioarquitecto.

¿Sabía que uno de los árboles más altos del planeta, es una sequoia conocida como Hyperion, que se encuentra en los bosques del norte de California, en Estados Unidos y supera los 115 metros de altura?.

Ese será el nombre y la altura aproximada que tendrán la ciudad oasis vertical proyectada por el bioarquitecto belga, afincado en París (Francia) Vincent Callebaut, con un estilo futurista y una serie de tecnologías de construcción, reciclaje y generación eléctrica que se inspiran en la naturaleza, aprovechan sus materiales y recursos, respetando el medioambiente.

Estas seis torres ajardinadas del eco-barrio Hyperion, se edificarán en la ciudad deportiva de Jaypee Greens (www.jaypeegreens.com), un nuevo municipio urbano para un millón de residentes y con una gran presencia de espacios verdes, que se localizará en las proximidades de Nueva Delhi, la capital de la India.

“El objetivo de este barrio vertical, que producirá más energía de la que consumirá, será conciliar el retorno a la naturaleza de la vida urbana y la agricultura a pequeña escala, con la protección del medio ambiente y de la biodiversidad”, comenta Callebaut (vincent.callebaut.org) a Efe.
Para este arquitecto, las seis torres ajardinadas de 36 pisos de altura con viviendas y oficinas son un ejemplo “de la hibridación de la ciudad con la naturaleza, y de un cultivo urbano considerado como un ecosistema, integrado por el clima, el paisaje, la agricultura y los flujos de recursos naturales”.

EDIFICIOS DE MADERA, ACERO Y CONCRETO.

“En la construcción de las torres, que estarán recubiertas con huertos frutales, se utilizará madera laminada cruzada o CLT, porque es el material que deja un menor impacto el medioambiente o ‘huella ambiental’ durante su ciclo de vida, desde que es recolectado de los bosques de Nueva Delhi hasta su reciclaje, pasando por su transporte, fabricación, utilización, mantenimiento y reutilización”, informa Callebaut a Efe.

Los procesos de fabricación de la madera requieren menos energía y contaminan menos que los del acero y el hormigón, que influyen más negativamente en el medioambiente, aunque estos dos materiales también estarán presentes en las subestructuras de las torres Hyperion, para reforzar los edificios y darle una mayor resistencia a los cimientos, las áreas de estacionamiento y las columnas verticales centrales, según consta en este proyecto.

Según Callebaut, las seis edificaciones cuentan con una superestructura hecha de “columnas de madera maciza, vigas y muros, reforzados con cuchillas de acero en sus uniones, y cada componente estructural de madera está fabricado con múltiples paneles dispuestos perpendicularmente entre sí, y unidos por medio de pivotes y elementos adhesivos de origen orgánico”.

Según el arquitecto los residentes de la ciudad oasis producirán su propia energía para iluminación, climatización, calentamiento del agua y otras operaciones, provenientes de fuentes eólicas (mediante un cinturón de turbinas de viento que rodearán los edificios) y fotovoltaica (mediante una serie de paneles solares colocados en las fachadas de las torres), además de contar con sistemas acumuladores de calor.

GRANJAS DE PECES Y CULTIVOS HIDROPÓNICOS.

Las verduras que comerán los residentes de Hyperion crecerán sin tierra, en sustratos ligeros hechos de bolas de arcilla, situados en los balcones de cada uno los apartamentos, así como en soluciones acuosas de nutrientes minerales, en invernaderos hidropónicos de uso público, según el bioarquitecto.

Esos cultivos serán regados con el agua de los estanques de cría de varias especies de peces, cuyos excrementos son ricos en nitrógeno, fósforo y potasio, y en los que también habrá moluscos y crustáceos que ayudarán a filtrar el agua, eliminando del líquido los microresiduos orgánicos y aprovechándolos, indica el experto.

“Los alimentos de Hyperion serán producirán en el sitio y en terrenos agroforestales vecinos, y en las seis torres se cubrirá el 90 por ciento de las necesidades de agua, reduciendo al mínimo las necesidades de abastecimiento de fuentes externas, ya que ésta circulará y se reutilizará dentro de un circuito cerrado. Las seis torres-jardín funcionarán como un barrio vertical con una alta diversidad social, cultural y de usos”, afirma el arquitecto belga.

“En Hyperion coexistirán viveros de empresas, laboratorios, espacios compartidos de trabajo y salas de usos múltiples, situados detrás de las fachadas solares, con apartamentos y alojamiento para estudiantes, con su mobiliario hechos de madera de tamarindo y sándalo e interiores abiertos a balcones con cultivos hidropónicos en cascada”, explica a Efe.

Las torres estarán unidas entre sí por medio de pasarelas situadas a diversas alturas y el conjunto estará coronado por un tejado ajardinado que enlazará la parte superior de todos los edificios. Éste servirá como un lugar de encuentro para la comunidad compuesta por agricultores urbanos y dispondrá de árboles frutales, pabellón de deportes, áreas recreativas, piscina, pistas y zonas verdes.

“La red de pasarelas suspendidas en el aire y el gran tejado comunitario recreativo serán regados por la recogida de las precipitaciones pluviales y las aguas residuales de los residentes, cuyos nutrientes orgánicos serán filtrados y absorbidos por las raíces de las plantas, y posibilitarán que los residentes se muevan de una torre a otra, de un espacio con un uso determinado a otro con un uso diferente, fomentando las relaciones sociales”, concluye el arquitecto.

Share.

Leave A Reply