Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Consultorio Ecológico

0

Consultorio_Ecologico

HOY / 26 DE MARZO DE 2014 / POR ING. ELEUTERIO MARTÍNEZ, Especialista en recursos naturales

Profesor, ¿cómo se explica la construcción de una verja en el malecón que impide la vista al mar, cuando hay una ley que la declara área protegida para evitar que eso no ocurra? Explíqueme usted, ¿será que derogaron la Ley?

Tal parece que el irrespeto a la ley está tocando sus extremos. Luce un poco infeliz el traspaso que ha realizado el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales al hacer entrega del Parque Nacional Litoral Sur, el Parque Mirador Sur, la Av. Ecológica de la Cayetano Germosén y el Parque del Conservatorio Nacional de Música al Ayuntamiento del Distrito Nacional, pues la transformación activa de estos enclaves naturales, por parte de particulares, e incluso directamente por este organismo edilicio, está desnaturalizando o restando muchos valores a sus atractivos naturales.

 

No es que la medida sea incorrecta, porque se trata de enclaves naturales urbanos y suburbanos y es hasta lógico que sea el gobierno local quien los administre, pero la ley es la ley y hay responsabilidades insoslayables cuando de áreas protegidas se trata.

 

Nadie puede construir un helipuerto privado, restaurantes y otras instalaciones para el usufructo de particulares en un espacio establecido por ley para el disfrute común de los ciudadanos. ¿Será que ello no le preocupa a las autoridades responsables de velar por el cumplimiento de las leyes que establecen claramente los bienes del dominio público?

El colmo, como usted muy bien señala, es que se permita el levantamiento de una verja que limita o impide la vista hacia el Mar Caribe, en franca violación de la Ley N° 305 de 1968, que crea el Parque Nacional Litoral Sur; el cual cubre todo el litoral costero entre Manresa y La Caleta, con casi 50 kilómetros lineales de extensión.

 

Cuando se relaja el respeto a la ley, del caos en adelante, todo se puede esperar.

 

Las agresiones y la violencia contra los espacios naturales, ya sea por particulares como por parte de los mismos organismos públicos responsables de su conservación, es algo que no se debe tolerar bajo ninguna circunstancia.

 

Se trata de bienes públicos y por lo tanto, sagrados, pues nadie está autorizado a violar la ley ni conculcar derechos ciudadanos tutelados por las normas de obligatorio cumplimiento.

 

¿Cómo se puede obstruir la vista más hermosa al Mar Caribe que capital alguna puede exhibir en el ámbito de las Antillas y permanecer indiferentes?

 

Share.

Leave A Reply