Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Consultorio Ecológico: Incendio forestal

0

incendio-constanza

HOY / 6 DE AGOSTO DE 2014 / POR ELEUTERIO MARTÍNEZ

Profesor, después del devastador incendio forestal de Valle Nuevo, lo que procede es iniciar un plan de reforestación masivo en toda la zona afectada ¿cuál debe ser la estrategia y los pasos iniciales para alcanzar el éxito?

En este caso, al tratarse de un parque nacional, lo que procede y lo mejor que puede hacerse, es no hacer nada. Simplemente impedir toda acción humana en la zona siniestrada y dejar que la naturaleza se regenere por sí misma. Alguien podría pensar en lo contrario, pero todo plan, proyecto o programa de reforestación en la zona afectada por el incendio tiene garantizado el fracaso y le hablo por experiencia vivida en el mismo Valle Nuevo.

Uno de los incendios forestales más grandes y agresivos que ha experimentado la cordillera Central fue el de 1983, que en las mismas condiciones de ahora, gran sequía y mucho combustible en el tronco de los pinos, en apenas 76 horas (algo más de tres días), se devastaron 55,000 tareas de bosques.

Aquel evento fue tan escandaloso que el Gobierno dominicano se vio en la necesidad de pedir auxilio a la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), para que orientara la estrategia a seguir para que el país recuperara el daño causado por este evento tan devastador que acababa de sufrir.

En síntesis y hablándole con propiedad, porque yo fui la contraparte nacional que condujo los trabajos de campo de los 8 consultores de FAO, todos los proyectos de reforestación iniciados fracasaron totalmente en vista de que todas las plantitas de pino utilizadas, las heladas la quemaban y morían al poco tiempo de plantarse. Además, el Pino Caribaea, la especie mayormente empleada, no soporta esas alturas y solamente sobrevivieron algunas manchitas del Pino Criollo, que es el rey de las alturas cordilleranas dominicanas. Luego, la gran reforestación se dio espontáneamente, con los pinos en pie que quedaron y hoy, justamente 30 años después, la zona más afectada, estaba reforestada.

De hecho, la zona que acaba de incendiarse en la cabecera de la cuenca del río Las Cuevas y los vallecitos de La Lechuguilla, Puerca Amarilla y Altos de la Primera Cañada, fue la misma que fue el fuego convirtió en cenizas en el 83.

De manera que lo más correcto es que Medio Ambiente impida toda presencia humana y le permita a la naturaleza recomponerse.

Share.

Leave A Reply