fbpx
Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Abuso animal involucra a varios sectores

0
Caballos son alquilados en el Mercado Nuevo. (Edward Roustand)

Caballos son alquilados en el Mercado Nuevo. (Edward Roustand)

EL CARIBE / 13 DE SEPTIEMBRE DE  2014 / POR MARÍA TERESA MOREL

Algunos legisladores, militares y peloteros de Grandes Ligas son aficionados a peleas de gallos y perros.

El abuso contra los animales también adopta la forma de negocio y suele involucrar a gente relacionada con sectores de poder que se lucra con el sufrimiento de gallos, perros y caballos.Y aunque grupos defensores de los animales intentaron que se prohibiera la pelea y apuesta de gallos en la Ley 248-12, de Protección Animal y Tenencia Responsable, encontraron una barrera en el propio Congreso Nacional, donde muchos de sus senadores y diputados son aficionados a las trabas de gallos.
El autor de la ley, Elpidio Báez, reconoce que para conseguir la aprobación de la pieza se tuvo que dejar de lado ese apartado, aunque afirma con seguridad, que es un capítulo pendiente que en algún momento tendrá que escribirse.

“Hubo que transarse, porque en la vida tú tienes que trabajar para tener la ley posible, entonces para que pudiera avanzar hubo que excluir lo de la pelea de gallos en esta primera fase, pero la ley puede ser perfectible y fortalecida, como ocurre en toda sociedad”, dijo.

El diputado por la Circunscripción número 3 del Distrito Nacional también asegura que aunque las peleas de perros sí están prohibidas por la legislación resultan difíciles de controlar debido a que militares y peloteros de Grandes Ligas son amantes del cruel espectáculo.

“Eso es sumamente cruel, porque son animales criados para que se devoren mientras los propietarios se divierten apostando dinero. Ponen dos animales a comerse, a devorarse, a desgarrarse solo por apuesta, y lo grande del caso es que quienes participan en esas apuestas, muy a menudo, son personas vinculadas al poder, como militares. Les gusta mucho eso, a los peloteros, a gente de ese mundo, que les gusta, tanto las peleas de perros como las peleas de gallos”, afirma.

Narra que tras el cierre del Hipódromo V Centenario, varios propietarios de caballos dejaron morir de hambre a varios equinos y los que lograron sobrevivir fueron rescatados por la doctora Marilyn Lois, de la Unidad de Protección Animal de la Procuraduría y llevados al albergue ubicado en el kilómetro 25 de la autopista Duarte.

Más integración institucional

Al hacer un balance de los logros alcanzados tras la promulgación de la normativa, Báez afirma que aunque la doctora Lois ha realizado un  gran trabajo, hace falta el involucramiento de las autoridades municipales y judiciales, una mayor asignación de recursos, la creación de un cuerpo policial especializado y que sobre todo, la población se empodere de la ley.

“Podemos avanzar más. Hace falta que el Ayuntamiento cumpla con la medida de ir al Mercado Nuevo a incautar todos los caballos que son utilizados allí y que son alquilados por personas irresponsables que los usan y los dejan morir, los matan de hambre. Que se integren los procuradores fiscales, los jueces de paz, que conocen de esos casos de violación a los derechos de los animales. Hay que seguir trabajando y procurar la participación de toda la sociedad, para que los ciudadanos se empoderen de esta ley que hace más humana a la sociedad”, dijo.

Es un tema de salud pública

Hay quienes piensan que en un país arropado por las precariedades, el gasto estatal en la protección de los animales constituye una ofensa cuando hay personas que viven en la más humillante pobreza.

Sin embargo, la falta de atención a los animales no sólo es cuestión de sensibilidad, sino que puede constituirse en un problema de salud pública si no se toma en cuenta, debido a las enfermedades que como la rabia y otro tipo de zoonosis pueden provocar a los humanos.

Unido a esto, estudios sugieren que las agresiones a niños, mujeres y personas vulnerables suelen comenzar con el abuso hacia los animales.

El presidente de la Sociedad Dominicana para la Prevención de Crueldad a los Animales (Sodopreca), Marcos Polanco, agrega que el maltrato hacia perros, gatos, caballos y otras especies también afecta la imagen de un país que tiene en el turismo su locomotora de desarrollo.

Polanco agrega que regularmente recibe correos de turistas que se marchan con una mala imagen del país al ver caballos carreteros circulando por las vías públicas y al presenciar la explotación que reciben los animales en los complejos hoteleros.

“Tuvimos un caso hace tres meses de un caballo en la zona de Bávaro, al lado de un hotel. Una turista de Reino Unido estuvo por allá y se fue muy apenada por las condiciones en que estaba”, narra a elCaribe.

Abogan por centros de natalidad para animales

Marcos Polanco propugna porque en vez de albergues que implican grandes gastos para el Estado, se construyan centros de control de natalidad canina y felina para controlar su reproducción. Frente a la cantidad de animales atropellados que se pudren en las vías públicas, causando molestias a la población, Polanco propone un crematorio público especial y un mejor trabajo de los cabildos. Asimismo, sugiere la creación de un registro nacional de mascotas, que contribuiría a evitar el abandono de animales. “Esto permitiría identificar al animal con su dueño, ya que la ley dice que nadie puede abandonar un animal, pero cómo tú puedes comprobar en un tribunal de Justicia que un animal le pertenece a una persona. Ellos no hablan y no pueden decir ése es mi dueño”. Cree que el tema de los caballos carreteros es fácil de controlar estableciendo puntos de chequeo y proceder con su decomiso.

Share.

Leave A Reply