Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Al rescate de pericos y cotorras

0

Al_rescate_de_pericos_y_cotorras_01LISTÍN DIARIO / 8 DE JUNIO DE 2011/ POR YANIRIS LÓPEZ 

Rehabilitación para enfrentar el pichoneo y venta de estas dos especies endémicas de la isla.

Santo Domingo.- Marcha con éxito el Programa de Rehabilitación de Psitácidas de la Hispaniola, un proyecto que desde hace dos años ejecuta el Departamento de Conservación y Ciencia del Parque Zoológico Nacional (Zoodom) para enfrentar el pichoneo de cotorras y pericos, dos especies endémicas de la isla que se encuentran en estado de vulnerabilidad debido a esta actividad.

“Es algo que nunca se ha hecho en la isla: rehabilitar animales para devolverlos a su hábitat”, explica Adrell Núñez, director del departamento. La iniciativa surge, dice, a partir de la cantidad de pichones de cotorras y pericos que reciben producto de las incautaciones que realizan las autoridades a los pichoneros y vendedores ilegales.

De ambas especies, Núñez asegura que la cotorra se ve más afectada en cuanto a población porque son vandalizadas en época de apareamiento, entre febrero y junio. Debido al saqueo de los nidos, señala, los ejemplares del 40% de su población son los mismos animales de hace 10 ó 15 años, por lo que no ha habido un aumento poblacional de individuos jóvenes que reemplacen a los viejos.

Se estima que la población de cotorras en el país ronda los 10,000 ejemplares y que 8 de cada 10 pichones mueren al ser sacados de sus nidos.

Al_rescate_de_pericos_y_cotorras_02

Jaulas especiales. La comida, la maleza, el espacio, todo está pensado para que la rehabilitación de las aves sea favorable.

El programa. Se toma alrededor de dos años rehabilitar estas especies. La logística del programa implica rescatar los pichones (no importa dónde se encuentren), asistirlos inmediatamente y trasladarlos al Zoodom para garantizar su supervivencia.

“Hemos logrado obtener un 97% de supervivencia de los pichones de cotorras; con los pericos es diferente porque a veces los capturan adultos y su tiempo de rehabilitación su reduce porque ya saben comer, defenderse y volar”, informa Núñez.

Los pichones recién capturados, en cambio, deberán aprender a comer, a volar, a reconocer depredadores, a distinguir quién será el líder de una bandada, quién será el último en comer o quién es hembra o macho. Todo este proceso forma parte  de un trabajo de cuatro etapas con personal entrenado del Zoodom. Parte de la infraestructura y de los equipos requeridos provienen de los fondos del Premio Ford de Conservación y Medio Ambiente que este programa obtuvo el año pasado.

LIBERACIÓN DE COTORRAS PARA FINALES DE AÑO

La primera liberación de cotorras (hay actualmente 21 en rehabilitación) se planifica para finales de este año, adelantó Adrell Núñez.

“De pericos ya tuvimos una primera liberación de prueba bastante exitosa.

Soltamos 26 y de éstos 21 siguen volviendo al sitio, en Bonao, porque es parte de la rehabilitación mantener a los animales en el área, para monitorearlos”.

El monitoreo por radiotelemetría, indica el veterinario, les permite ver cuán efectiva fue la rehabilitación, si los animales sobreviven, anidan y se reproducen. En las áreas de rehabilitación se instalan comederos y nidos artificiales para estimular la conducta de los animales.

Penalizado El Zoodom recibe entre 20 y 25 pichones de cotorras y pericos por temporada.

“Lamentablemente tal vez sea un número bajo porque es una actividad ilegal y como tal se maneja”, dice al respecto Núnez. La captura y el comercio de estas especies de psitácidas están penalizados por la Ley 64- 00. Debido a su depredación, podrían considerarse en peligro de extinción en unos cinco o diez años.

Share.

Leave A Reply