Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Aves migratorias salvan al mundo de las plagas

0

Aves_migratorias_salvan_al_mundo_de_las_plagasDIARIO LIBRE / 24 DE NOVIEMBRE DE 2011 / POR SIMÓN GUERRERO

Muchas especies de insectos dañinos para los cultivos y los bosques, experimentan ciclos en los cuales permanecen larvados por varios años y tienen de repente una explosión poblacional. Durante el período de latencia, permanecen generalmente confinados en pequeñas áreas, donde los árboles están sometidos a condiciones adversas y son demasiado débiles para defenderse de ellos.

El estallido poblacional de algunas especies de insectos puede tener un efector devastador en la vegetación natural, debido a que éstos deshojan los árboles o atacan la corteza, destruyendo vastas áreas de bosque. El ciclo básico de estos estallidos poblacionales consta de un rápido crecimiento de las larvas durante un corto período, casi siempre entre junio y mediados de julio, luego la fase de pupa en la cual la larva se convierte en adulto y finalmente el estadio en el cual los adultos se aparean y ponen huevos. En algunas especies el estadio de pupa dura todo el invierno; en otras, los adultos emergen en el mismo verano.

Como los insectos están sometidos a millares de amenazas: inclemencias del tiempo, enfermedades, parásitos, destrucción de hábitats, insecticidas y son depredados por arañas, hormigas, mamíferos, reptiles, anfibios y aves, han desarrollado métodos de supervivencia que son tan variados como ellos mismos. Contra todas estas tácticas, muchas especies de aves han adquirido mediante evolución adaptativa, estrategias depredadoras que las convierten en consumidoras de bajo costo de insectos plaga, altamente motivadas y extremadamente eficientes; tanto, que pueden identificar a aquellos que tienen parásitos y comerse los sanos, sumando su impacto al de los parásitos en la reducción de las poblaciones de insectos. Las aves también pueden regar virus entre los insectos plaga, defecando entre los troncos, en la corteza de los árboles y por todo el bosque.

Como la época de cría de las aves coincide con la explosión poblacional de los insectos, muchas aves aumentan el número de nidadas para aprovechar la abundancia de comida.

Las aves juegan un papel fundamental reduciendo y manteniendo bajas las poblaciones de insectos durante los años de no explosión poblacional y aumentando significativamente el tiempo entre estas explosiones. Algunas especies como los carpinteros, que levantan la corteza de los troncos buscando insectos, además de los que se comen, matan muchos otros al dejarlos expuestos al sol. Los huertos cercanos a parches de bosques albergan un número mayor de aves, lo que conduce a una depredación más alta de insectos plaga para la agricultura. En algunos huertos, las aves se comen el 98% de las larvas, controlando con éxito la población. Por eso se recomienda mantener manchones de bosque natural en los predios agrícolas.

Investigadores del Observatorio de Aves de Point Reyes, en California, contaron los viajes con insectos que daba una pareja de Wilsonia pusilla (pequeña ciguita que pesa menos de 7 g) desde la salida hasta la puesta del sol. La pareja dio 800 viajes al nido llevando unos 5 insectos por viaje, lo que hace 4 mil insectos por día. Como esta especie alimenta a ese ritmo sus polluelos de 10 a 14 días, en cada nidada consumen cerca de 50 mil larvas, las que multiplicadas por las tres nidadas que tienen eleva la suma total a 150 mil insectos por año.

GUERRERO.SIMON@GMAIL.COM

Share.

Leave A Reply