Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

La cotorra no es la hembra del perico

0

La_cotorra_no_es_la_hembra_del_pericoDIARIO LIBRE / 6 DE AGOSTO DEL 2004 / POR SIMÓN GUERRERO

La domesticación de estas aves las aniquila ecológicamente

Las cotorras, mientras más hablan, menos se reproducen.

Santo Domingo. Muchos dominicanos creen que la cotorra (Amazona ventralis) es la hembra del perico (Aratinga chloroptera), pues piensan que se trata de la misma especie.

Aunque son dos aves endémicas de la familia Psittacidae, las cotorras son más robustas, de cola rectangular y corta; la de los pericos es larga y puntiaguda. Las cotorras tienen una mancha roja en el vientre (De ahí el nombre ventralis), manchas oscuras en los oídos, frente blanca y plumas azules en las alas. Los pericos son verdes con parches rojos en las alas y ocre en la cara interior de la cola. Los que duermen en los jardines del Hotel Embajador son pericos.

Costumbres de vida

El vuelo de las cotorras es más regular que el de los pericos. Ambas especies incuban durante 26 días. Los pichones dejan el nido a los 60 días. Mientras la hembra incuba, el macho la alimenta cerca del nido.
La destrucción del hábitat y el saqueo de los nidos son las principales amenazas de estas especies. Como anidan en huecos de árboles, pero no saben construirlos, cada nido saqueado es una cría fallida y una cavidad menos. Además, quienes tratan de atraparlos, tumban el árbol o lo cortan a la altura del nido, matando o hiriendo a alguno de los pichones.

Adaptarse a las áreas urbanas les ayuda a sobrevivir, pues en éstas tienen ciertas ventajas (hay menos depredadores, la cacería está prohibida), pero no debe ser esta una migración espontánea, porque las áreas urbanas sean mejores que los bosques. Pienso que proceden del tráfico ilegal.

La cría doméstica

Criar estas especies como mascotas las convierte en animales ecológicamente muertos, que no se reproducen ni cumplen su ciclo natural. Mientras más hablan, menos probabilidades tienen de reproducirse, pues suelen repetir las vocalizaciones de su pareja; si imitan la voz humana es que no saben que son cotorras y escogerán como pareja a una persona.

Un intento de reproducirlas en cautiverio usando una hembra criada como mascota que incluso había puesto huevos, fracasó, ya que rechazaba a los machos e insistía en aparearse con el autor de estas líneas. Amor imposible que refleja la magnitud del daño que les infligimos por criarlas fuera de su ambiente natural.

¿Por qué la gente cría cotorras como mascotas? Porque “hablan” y son inteligentes y cariñosas.

Imaginen esta escena: Llegan a nuestro planeta extraterrestres a capturar niños para criarlos en su planeta, porque son inteligentes y cariñosos, no sin antes cortarles las piernas para que no escapen. Parece macabro, pero es el equivalente a cortarle las alas a un ave de largo vuelo como la cotorra.
Así que cuando sienta deseos de poseer algo que hable, adquiera una televisión que habla en varios idiomas. Si además necesita afecto, búsquese una novia o un novio; o adopte un niño, pero deje a las cotorras libres en el monte, que es el único sitio en que pueden realizarse a plenitud.

Share.

Leave A Reply