fbpx
Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Un proyecto Fondocyt para el Quetzal de la Hispaniola (1 de 2)

0
Macho Priotelus roseigaster.

Macho Priotelus roseigaster.

DIARIO LIBRE / 3 DE FEBRERO DE 2014 / POR SIMÓN GUERRERO

Fondocyt constituye la iniciativa más fructífera en pro de la investigación científica en el país

SANTO DOMINGO. En noviembre del 2013 hice una exposición del proyecto “Biología Reproductiva y Desarrollo Morfológico del Trogon de la Hispaniola” (Priolelus roseigaster) en la Reserva Científica Ébano Verde”, representando a la Universidad Iberoamericana (UNIBE) en el VIII Seminario de Investigación Científica e Innovación Tecnológica, del Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (MESCYT) para presentar los proyectos seleccionados en la VIII Convocatoria anual de proyectos del Fondo Nacional de Innovación y Desarrollo Científico y Tecnológico (FONDOCyT) correspondiente al 2013.

Fondocyt constituye la iniciativa más fructífera en pro de la investigación científica en la RD en toda su historia. Es un catalizador que vigoriza y estimula la actividad científica en las universidades y centros de investigación, los cuales participan cada año con propuestas más ambiciosas y. aumentan los contratos de “Profesor Investigador”, lo que garantiza que éstos no tengan que sobrecargarse de docencia y puedan dedicar más tiempo a la investigación

Cuando agradecí al MESCYT por su apoyo al proyecto, hice alusión a que se trataba de una propuesta algo diferente a las presentadas en esta convocatoria, pues de ella no surgiría una patente ni se esperan beneficios económicos inmediatos. Por eso hay que felicitar al jurado seleccionador, por entender la pertinencia de este tipo de investigación, cuyos objetivos se centran en el estudio y conservación de una especie endémica amenazada de nuestra isla, pero cuyos efectos (incluidos los económicos) no se verán a corto plazo.

Este proyecto satisface plenamente la estrategia que me tracé hace ya muchos años, de sólo involucrarme en proyectos que me garanticen que las especies estudiadas se van a enterar de nuestros esfuerzos. Es la única forma de evitar que al final el único resultado tangible sea un informe escrito. En este caso estudiaremos las conductas reproductivas de la especie mediante el uso de nidos artificiales, de manera que al mismo tiempo que recolectamos datos, aumentamos el número de nidos disponibles, contribuyendo desde el inicio a su conservación, ya que la escasez de cavidades es uno de los factores que afectan la supervivencia de especies como ésta, que anidan en cavidades pero son incapaces de construirlas.

Prefiero no usar el nombre común de esta especie en RD (Papagallo), ya que es un nombre erróneo que impide que la gente descubra que es un miembro de la familia Trogonidae, la misma a la que pertenecen los legendarios Quetzales de Centro y Suramérica.

Otra peculiaridad del proyecto es que el cronograma de trabajo lo establecen las aves. Como los nidos tenían que estar instalados en diciembre (A más tardar en enero), el equipo del proyecto tuvo que trabajar construyendo e instalando nidos durante la segunda mitad de diciembre, pues éstos tienen que estar disponibles mucho antes del inicio de la época reproductiva, de modo que cuando las hembras comiencen a buscar donde anidar, ya las cavidades artificiales formen parte del paisaje. Febrero y marzo serán meses de angustia y esperanza: ¿Aceptarán las hembras la oferta habitacional que les hicimos? ¿Serán más exitosos los nidos artificiales que los naturales? ¿Tendrán que competir por los nidos con otras especies como los carpinteros y las golondrinas? Se equivocan quienes piensan que la emoción estética que sienten los científicos es diferente a la que experimentan los artistas.

Share.

Leave A Reply