Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Rompezaragüey ayuda a regenerar el bosque

0

El rompezaragüey pertenece a la familia Asteraceae o Compositae, la misma de las margaritas, girasol y pompones.

POR YANET FÉLIX

Santo Domingo.-El rompezaraguey figura entre los primeros arbustos, después de las herbáceas, en aparecer luego que los bosques son devastados, indicando así que entraron en proceso de regeneración.

En el argot popular se le conoce como rompezaraguey, pero científicamente es conocida como Eupatorium odoratum, sinónimo de Chromolaena odorata, nombres correctos, en ambos casos.

De acuerdo con el biólogo, Brígido Peguero, encargado del Departamento de Botánica del Jardín Botánico Nacional, esta planta leñosa, de menos de tres metros de altura, es nativa de la isla Española y otros lugares de la región, crece en matorrales soleados y pertenece a la familia Asteraceae o Compositae, la misma de las margaritas, girasol y pompones, utilizadas en actividades religiosas.

La primera en aparecer

“No es comestible. Ambientalmente es importante porque cuando se tumba un bosque es de los primeros arbustos en aparecer y es parte de la sucesión vegetal en la fase temprana”, precisó Peguero luego de especificar que se caracteriza por un fuerte hedor.

Justo por esa particularidad, se le atribuye quizás la etiqueta de “espanta los malos espíritus”, pero también se le considera un imán para la buena suerte.

En la cultura popular de otros países caribeños, cómo Cuba, forma parte de la santería.

“Se dice que con un ramo de rompezaraguey se le da una pela o algunos ramazos a la persona para espantar los malos espíritus, también se hace un baño de espaldas en la playa con rompezaraguey y una cola de bacalao, y esta última se tira al mar”, comentó en tono jocoso el biólogo.

Agrega: “Así que si alguien quiere amarrar a su novio; sacarse un palé, conseguir un buen trabajo, lograr que le aumenten el salario o que el esposo te dejé el cheque entero, conseguir la visa ya sabe lo que tiene que hacer para atraer la suerte”.

Por la notoriedad lograda en base a la creencia de la gente, ha sido objeto de mención en un viejo merengue popular que resa: “Vamo’ a darle un baño con ají tití y rompezaraguey”, detalló Peguero.

Sus usos medicinales

El rompezaraguey es un arbusto ramoso, que alcanza entre los 5 y 15 centímetros. Con hojas ovaladas y de flores azulosas o blancas, atrae las abejas.

Según el Diccionario Botánico de Nombres Vulgares de la Española, de Alain Henri Liogier, el té de las hojas de rompezaraguey es usado en gárgaras o por vía oral en caso de catarros y gripes, mientras que el cataplasma de sus hojas se ha utilizado para bajar la infamación de amígdalas y para descongestionar las cuerdas vocales.

Igual se usa para contrarrestar la diarrea, además en amenorreas.

El biólogo Brígido Peguero cuenta que, a lo largo de la historia, su ha usado en ceremoniales, rituales mágico-religiosos en distintas comunidades.

Publicado en: EL DÍA / 27 DE SEPTIEMBRE DE 2017

yanetfeliz2@hotmail.com

Share.

Leave A Reply