Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Antioxidantes mejoran la salud de la mujer

0

Los antioxidantes tienen la capacidad de retrasar el desgaste y deterioro de la piel, órganos, tejidos y demás, pues su consumo es clave para gozar de una buena salud y belleza.

Existen alrededor de 8 mil tipos de antioxidantes, aunque no todos actúan de la misma manera en el cuerpo.
El brócoli

Es uno de los vegetales más nutritivos que podemos incluir en la dieta. Contiene más vitamina C que una naranja y tiene más calcio que un vaso de leche. Adicional a eso, es rico en vitaminas y minerales.

Frutos secos

Los frutos secos contienen ácidos grasos esenciales y una gran cantidad de antioxidantes que contribuyen al control del estrés oxidativo celular, además de brindar una acción protectora contra afecciones como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y el deterioro cognitivo.

Tomates

Los tomates son la fuente por excelencia del antioxidante conocido como licopeno, el cual podría combatir diferentes enfermedades de forma más efectiva que la vitamina E y el beta-caroteno.

Ajo

Aunque a menudo se utiliza para sazonar las comidas, el ajo es un alimento altamente medicinal y rico en antioxidantes.

Un diente de ajo contiene vitaminas A, B y C, selenio, yodo, potasio, hierro, calcio, cinc y magnesio. Además, está considerado como un antibiótico natural capaz de eliminar algunas cepas de bacterias dañinas.

Croquetas de zanahorias

Ingredientes
Cebolla
2 libras de zanahoria
1 cartón de leche desnatada
50 gramos harina
Aceite de oliva
Huevo
Pan rallado
Sal

Preparación

Comenzamos rallando la cebolla y la zanahoria con un rallador. En una sartén caliente echamos 3 cucharadas de aceite de oliva y agregamos la cebolla rallada y sal, para que se poche antes.

Removemos durante 5 minutos.

Una vez tengamos la cebolla pochada, agregamos la zanahoria rallada. Echamos las verduras. A continuación, incorporamos la harina. Ligamos las verduras con la harina durante 5 minutos.

Con la harina ya tostada, apartamos del fuego y añadimos la leche fría. Removemos y seguimos elaborando la bechamel. Podemos añadir nuez moscada si queremos. Volvemos al fuego y removemos hasta que la bechamel esté hecha.

Vertimos la masa en una fuente amplia y ponemos el papel film para taparla. Dejamos que se enfríe a temperatura ambiente. Luego la meteremos en la nevera durante unas horas.

Con el pan rallado y el huevo, vamos dando forma a las futuras croquetas. Las freímos con aceite abundante y bastante caliente. Servimos.

Share.

Leave A Reply