Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

El mito de las semillas y la apendicitis

0

La fibra es solo de origen vegetal. El colon irritable es curable el 100%.

POR ALEJANDRO SEGEBRE

Es común escuchar en la calle a las personas comentando que no comen ningún tipo de semilla o pepita de ninguna fruta o vegetal, ya que ocasiona apendicitis o pudren el intestino y, peor aún, muchos médicos aconsejan a sus mismos pacientes de no consumirlas porque dañan el colon.

Queridos lectores no entiendo desde que momento este mito, concepto errado, idea confusa, información equivocada y errónea comenzó a convertirse en una falsa verdad y a coger tanto auge, a tal punto que hasta los médicos están convencidos que las semillas y las pepitas de las frutas, y los vegetales pudren el intestino.

La semilla o pepita es la parte de un vegetal o fruta que da origen a una nueva planta y a una nueva vida. En su cáscara o cubierta externa contiene lignanos, ligninas y, además, rica en aceites o ácidos grasos esenciales, almidones o azucares, proteínas o aminoácidos y mucha fibra.

Los lignanos son sustancias antioxidantes y anti-cancerígenas que se encuentran en las cáscaras de las semillas y que, químicamente, son polifénoles que protegen a las células de cualquier invasión tóxica, toxina o radical libre.

Las ligninas son moléculas de fibra que se encuentran en las semillas, una vez en el colon al no poder ser digeridas se unen a la bilis y al colesterol retrasando y disminuyendo la absorción en el intestino delgado de colesterol. Este evita que se eleve el colesterol en las arterias y que el hígado se vuelva graso.

Las semillas o pepitas son lubricantes intestinales por su alto contenido de ácidos grasos esenciales que ayudan a evacuar las heces fecales, como el ácido linoléico y el ácido alfa linolénico. Además contienen otra grasa súper especializada llamada lecitina, que mantiene la bilis liquida evitando que se coagule y forme cálculos biliares.

Las semillas contienen almidones o azucares como la rafinosa en sus cáscaras que son fermentadas por las bacterias intestinales, produciendo ácido láctico que sirve como alimento (prebiótico), de la flora intestinal que también se le conoce con el nombre de probióticos, los cuales ayudan a mantener una buena digestión y un buen sistema de defensa intestinal.

Lo que en realidad pudre el intestino son los alimentos que se pueden descomponer como las proteínas animales, y alimentos refinados, los cuales se les ha removido la fibra, los aceites como la lecitina y todas sus vitaminas y minerales que hacen que el colon se vuelva perezoso, lento, sin movilidad y la materia fecal se empiece a estancar creando un colon tóxico, infectado e inflamado que puede generar diarrea y colitis.

Las personas que cuelan los jugos, botan las pepitas de la guayaba, pelan el tomate, la manzana, el pepino y el pimentón, están eliminando la celulosa y la pectina, fibras muy importantes que tienen función de arrastrar toxinas, bajar el colesterol, disolver cálculos biliares y facilitar la evacuación.

“Las semillas son lubricantes intestinales por su alto contenido de ácidos grasos esenciales que ayudan a evacuar las heces fecales”.

En realidad lo que causa apendicitis es la materia fecal que se estanca en el intestino por mucho tiempo por falta de fibra, esta se acumula, se estaciona, se descompone, se fermenta, se pudre generando una materia fecal tóxica e infectada que se mete en la apéndice, la tapa, la inflama, la hincha y se puede reventar causando la muerte.

La colitis nerviosa o colon irritable es sinónimo de colon sucio y tóxico y, por ende, colon infectado e inflamado que puede causar dolor tipo cólico, retorcijones, diarrea, malestar, fiebre, distención abdominal, y que según la medicina no tiene cura, pero afortunadamente es solo un mito decir que el colon irritable es incurable porque se puede curar al 100%..

Queridos lectores si usted quiere mantener un colon sano y hacer una buena prevención de todas las enfermedades intestinales y mantenerlas alejadas como estreñimiento, diarrea, colon irritable, colitis ulcerativa, divertículos, pólipos, cáncer de colon y resto, gases, distención abdominal, gastritis, reflujo, empiece a tomar el Plantago ovata, fibra de la cáscara de la semilla hindú, que tiene la capacidad de absorber el agua un 300%, y aumentar el tamaño del bolo fecal arrastrando parásitos, toxina, materia fecal podrida, fermentada, grasa, sales biliares y colesterol.

Publicado en: Heraldo, 20 de noviembre de 2013

Correo: alejandrosegebre@gmail.com

Share.

Leave A Reply