Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

La soya, el alimento más completo

0

La_soya_el_alimento_mas_completoHOY / 5 DE MAYO DE 2006

Desde el punto de vista nutritivo, la soya es el  alimento más completo que se conoce. Dos libras de harina de soya contienen tanta proteína como 77 huevos, 17 litros de leche o cinco libras de carne.

Además de contener enzimas, este alimento es rico en glicina, del grupo de las globulinas, que constituye el 90% de sus proteínas.

Es una leguminosa maravillosamente generosa. Puede ser preparada guisada y en una variedad  increíble de subproductos: leche de soya, tofu, miso, salsa de soya, lecitina de soya, confitería. El queso de soya, llamado tofu, es un alimento muy liviano y recomendable. La leche de soya es un alimento concentrado en proteínas, recomendable para el metabolismo celular. Se recomienda en muy pocas cantidades a los niños, salvo para reemplazar la leche de vaca por prescripción curativa.

Contiene más proteínas que la carne y el pescado y tres veces más que el huevo. Sus semillas tienen alto contenido en fibra, un bajo índice calórico. No contiene colesterol y prácticamente tampoco grasas saturadas. La escasa grasa presente es rica en lecitina, un fosfolípido vital para las membranas celulares, el cerebro y el sistema nervioso.

El aceite de la soja constituye el 21% del peso de cada grano. Su técnica de extracción por prensado se remonta al siglo XV. Un gran componente de la soya es la lecitina que es un aceite que se extrae del porotito (vaina) de soya, rico en sustancias que necesita las neuronas del cerebro, tales como colina e inositol. Estas propiedades mejoran la memoria y ayudan a todo el sistema nervioso, incluyendo la piel. Ayuda, además, al buen funcionamiento del corazón, la circulación sanguínea, presión sanguínea alta y es esencial para la producción de semen, así como estimula el crecimiento del cabello.

La soya es nutriente, calmante, mineralizante, vitaminizante, energética y tónica. Su gran cantidad de proteínas y poder biológico hacen que sea recomendada por todo tipo de médicos (convencionales, naturistas, etc. ).  Al ser ricas en fibra soluble e insoluble, la soja colabora a solucionar problemas de estreñimiento, regular el azúcar en el torrente sanguíneo. Por su contenido en hierro, calcio y potasio es altamente mineralizante.

En los últimos tiempos, con el afán de obtener mayores rendimientos se comenzó a tratar genéticamente el grano para que sea resistente a herbicidas utilizados en la agricultura convencional. La soya (tanto el grano como la harina) tratada genéticamente no es consumida por los vegetarianos.

En el país, en los últimos años, el consumo de soya se ha incrementado. Hoy día, no sólo es consumida por las personas vegetarianas sino también por aquellas que han decidido cambiar su régimen alimenticio, con el propósito de conservar una buena figura y, por supuesto, la salud.

Antecedentes 

Es originaria de China y usada en Japón hace más de 2.000 años. El nombre que se ha dado a la soya, proviene del vocablo antiguo usado por los chinos: sou, así la denominaban en tiempos remotos, en la actualidad se la conoce como Ta Tou (Gran Frijol). Se supone que la costumbre del cultivo de la soya se originó en Mongolia o en el norte de China. La leyenda atribuye a Yuhsuing y a Kungkung el descubrimiento del grano. Cuenta la tradición que estos personajes legendarios habrían vivido 5.000 años antes de Cristo. Otra versión cuenta que la soya fue descubierta por el emperador Sheng-Nung en el año 2027 antes de Cristo. A este rey se lo considera autor del libro Materia Médica, donde hace un recuento de las  propiedades de esta semilla. El frijol de soya pasó desde la China al Japón, por Corea. A principios del siglo XX los japoneses empezaron a exportar el grano a Occidente.

Share.

Leave A Reply