Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Una fuente de salud y sabor

0
Intensidad. El sabor y el aroma del ajo inundan todo lo que tocan.

Intensidad. El sabor y el aroma del ajo inundan todo lo que tocan.

LISTÍN DIARIO / 18 DE NOVIEMBRE DE 2011

GASTRONOMÍA

Algunas recetas tan simples como la mantequilla de ajo son apreciadas por cualquier comensal sobre una tostada de pan caliente.

Santo Domingo.- Utilizado desde la antigüedad con fines medicinales por sus propiedades antibióticas, el ajo es además dueño de incomparable sabor. Un pequeño diente basta para ponerle sabor al más simplón de los guisos y es especialmente apreciado en la cocina mediterránea.

Su olor inunda todo lo que toca, las manos del cocinero que lo corta y el aliento del comensal si osa comerlo crudo. Esto se debe a dos sustancias altamente volátiles que lo componen: la aliina y el disulfuro de alilo.

Remedio El ajo ha sido un remedio natural por siglos. Las abuelas solían decir que comer un diente pequeño de ajo crudo cada mañana (o tomarlo como una píldora) hacía la misma función de una manzana: mantener lejos al médico. La medicina natural se ha encargado de darles la razón: el ajo se usa en emplastos, gárgaras, ungu¨entos, infusiones, supositorios y muchos otros remedios para curar problemas respiratorios, gastrointestinales, cutáneos, bucales, circulatorios y urogenitales.

Stephen Fulder y John Blackwood, autores de “El ajo: un remedio natural”, aseguran que otras propiedades adjudicadas a esta hortaliza (Allium sativum) son las de repelente de insectos, insecticida, tratamiento de belleza e incluso era considerado un afrodisíaco en la Roma antigua.

El ajo es apreciado en la mesa, pero cuídese de exagerar, pues hacerlo puede causar irritación de las mucosas del estómago y el intestino.

RECETAS FÁCILES Y DELICIOSAS CON AJO  

Mantequilla de ajo 
Machaque dos o tres ajos y mézclelos con 120 gramos de mantequilla derretida.

Remueva a fuego lento durante unos minutos y añada perejil finamente picado. Continúe moviendo hasta que el perejil se marchite. Si le preocupa el colesterol de la mantequilla tranquilo: el ajo lo reduce.

Sopa de ajo
Tome un litro de caldo de verduras o cualquier otro de su preferencia. Añada seis dientes de ajo picados, una y media cucharadas de aceite de oliva y media hoja de laurel fresca. Agregue arroz o pasta, según prefiera y hierva a fuego lento durante 20 minutos. Justo después de haberlo hecho ponga un cuarto de cucharada de tomillo y una pizca de salvia.

Papas gratinadas en salsa de ajo
500 gramos de papas medianas
1 taza de queso amarillo rallado
4 dientes de ajo triturados + dos dientes de ajo cortados en cuatro
1 cucharada de nuez moscada rallada
1/2 taza de leche
1 taza de crema de leche
1 huevo batido Sal y pimienta recién molida
Mantequilla para engrasar

Preparación: Precaliente el horno a 180 grados Celsius (360 F). Engrase con la mantequilla una bandeja refractaria llana. Pele las papas, rebánelas en rodajas finas y reserve. Mezcle 2/3 del queso con el ajo, sal, pimienta y la nuez moscada.

Disponer una capa de papas seguida de una capa de la preparación con queso, terminar con una capa de  papas. Aparte, batir la leche junto a la crema de leche y el huevo. Vierta esta mezcla sobre las papas. Esparza la superficie con el resto del queso reservado y hornee para gratinar de 40 a 45 minutos.

Camarones con cilantro y ajo estilo Thai

1 cebolla mediana
4 dientes de ajo
250 gramos de camarones pelados
3 cebollines
4 cucharadas de salsa de soya
1/2 taza de hojas de cilantro fresco
1/2 taza de jugo de limón
1 ají picante 1 cucharadita de azúcar
2 tomates pequeños
2 cucharadas de maní tostado sin sal

Preparación: Cocine los camarones en agua hirviendo junto con los tomates por 3 minutos. Pele la cebolla y corte en tiras finas, triture los ajos y corte los cebollines en ruedas pequeñas. Quite la piel a los tomates bajo agua, extraer las semillas y hacer un picadillo cortado en cuadritos pequeños. En una sartén hondo cocine a fuego bajo la cebolla junto con el ajo triturado en 1/2 vaso de agua hasta que la cebolla esté blanda. Suba el fuego para evaporar el agua, incorpore los camarones, añada un chorrito de aceite y la salsa de soya. Agregar la mitad del picadillo de tomates, llevar a fuego medio y continuar la cocción 3 minutos más.

Añada el cebollín, retirar del fuego y dejar reposar 5 minutos. Aparte, triturar el maní tostado y cortar fino el ají picante. Coloque con el jugo de limón, azúcar y cilantro en un frasco con tapa.

Share.

Leave A Reply