Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

¡El agua es vida! Ley de calidad de agua

0

El_agua_es_vida_Ley_de_calidad_de_aguaHOY / 3 DE MAYO DE 2014 / POR EDUARDO LAMARCHE REY 

El agua es un elemento básico sin el cual no se puede vivir mucho tiempo, un humano puede pasar muchos días sin comer, pero muy pocos sin beber agua.

El agua no es solo un elemento necesario para la vida humana, sino también para la vida de los animales y de las plantas. Por eso cuando ellos logran obtener agua, rápidamente parecen volver a tener muchas energías.

En la Sagrada Escritura, el agua es asumida como un símbolo de la presencia del Espíritu de Dios, pues desde el principio de la creación vemos cómo el espíritu de Dios se cernía Sobre las superficies de las aguas (Gen 1,2).

El agua es un regalo de Dios, que nos la dio en abundancia y limpia y además más barata que los alimentos sólidos, que son más estimados y cotizados. El agua es un recurso natural esencial para la vida en nuestro planeta. El cuerpo humano al igual que la capa terrestre se compone aproximadamente de un 70% de agua.

En nuestro país más de un 50% de las comunidades no cuentan con un sistema eficiente de distribución de agua potable, comunidades pobres tienen que hacer un sacrificio económico para poder abastecer de ese preciado líquido y en la mayoría de las casos el agua que a veces les llega por las tuberías y la que compran a los tanqueros, es por lo regular un agua de poca calidad y muchas veces contaminada.

En la nueva Constitución de 2010 en el capítulo IV de los Recursos Naturales, el artículo 15 dice lo siguiente: Recursos Hídricos. El agua constituye patrimonio nacional estratégico de uso público, inalienable, imprescindible, inembargable y esencial para la vida. El consumo humano del agua tiene prioridad sobre cualquier otro uso. El Estado promoverá la elaboración e implementación de políticas efectivas para la protección de los recursos hídricos de la nación.

El agua potable es agua natural o cruda obtenida de un abasto o cuerpo de agua, que luego de pasar por un riguroso, reglamentado y examinado proceso de filtración o purificación queda apto para el consumo humano.

Los abastos o cuerpos de agua se clasifican en dos categorías:

1. Aguas subterráneas: procedentes de acuíferos y/o manantiales. El proceso de purificación de agua potable ocurre en una planta de filtración, este proceso consiste de siete pasos a continuación:

– Toma de aguas crudas en el abasto

– Aereacción

– Aplicación de productos químicos

– Sedimentación

– Filtración

– Desinfección

– Distribución

La calidad química y bacteriología del agua potable se garantiza a través de los análisis que se realizan en laboratorios certificados y autorizados.

Urge se proceda con la elaboración y aprobación de la “Ley de agua potable segura” tomando como referencia la ley “SAFE DRINKING WATER ACT vigente en los Estados Unidos y sus posesiones.

Esta ley ordena a la agencia de protección ambiental (EPA) y al departamento de salud a establecer y administrar reglamentaciones que nos indican qué sustancias debemos bucear en el agua. Para estas sustancias no establecen cuales son los niveles máximos de contaminantes permitidos después de tratar el agua, para que sea segura para el consumo humano.

La ley ordena además que las agencias encargadas de la distribución del agua potable (en nuestro caso: la CAASD, CORAASAN, INAPA, etc.) preparen anualmente 1 ó 2 veces al año) un “Informe de Calidad de Agua”.

En dicho informe nos deben decir: 1. De dónde viene el agua que se recibe en cada hogar; 2) cómo y dónde el agua es tratada; 3) cuales sustancias se han encontrado; 4) sus cantidades y/o concentración. 5) los niveles máximos d contaminantes permitidos para las agencias reguladoras; 6) el posible origen de estas sustancias contaminantes y 7) los efectos potenciales a la salud cuando se excedan los límites máximos de los contaminantes.

  1. Es fundamental para nuestra supervivencia conservar el agua:

Protegiendo los abastos de agua libres de contaminación y/o sedimentación y dando en uso racional del agua potable que llega a nuestros hogares.

Por último digamos ¡NO! a la privatización del servicio de agua potable, no olvidemos la experiencia de “CODACSA”, CDEEE y otros tantos que en vez de mejorar los servicios, solo premia un fin de lucro.

Share.

Leave A Reply