Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

Jaime David Fernández Mirabal: “Hay muchos hipócritas verdes”

0

Jaime_David_Fernandez_Mirabal_Hay_muchos_hipocritas_verdesDIARIO LIBRE / 9 DE MARZO DE 2011

Si algo ha distinguido esta gestión de Jaime David Fernández al frente del Ministerio de Medio Ambiente, es el empeño en establecer alianzas con el sector privado. Por un lado, en proyectos puntuales de gestión de zonas o de rescate de puntos conflictivos. Por otro, en la agilización de los procesos de permisos medioambientales y en el fortalecimiento de una nueva cultura empresarial en el tema.

P. ¿Hay conciencia y disposición en el empresariado nacional para aportar a soluciones a los problemas medio ambientales del país?

R. Hay teóricamente mucho conocimiento sobre el papel que debe jugar el sector empresarial para mitigar y reducir los grandes riesgos del calentamiento global y el cambio climático, pero creo que aún falta más voluntad colectiva de organizarse en acciones directas. Faltan más empresas dedicadas a tener controles internos para reducir emisiones de carbono que dañan la atmósfera.

Falta más voluntad en el manejo de los desechos sólidos y aguas residuales de la mayoría empresas. Falta más voluntad en cuanto a reducir la cantidad de agua utilizada en procesos industriales. Al mismo tiempo, veo con mucho aliento que hay buenas manifestaciones de organización.

Ejemplo de ello es la constitución de la Red Nacional de Apoyo Empresarial a la Protección Ambiental (Renaepa), empresas como el Grupo Punta Cana, que tienen cada vez más acciones y al mismo tiempo, el cada vez mayor involucramiento de las empresas en áreas como la reforestación. Pero también existe un alto grado de hipocresía verde.

Hay una cuota de hipócritas verdes, son la mayoría, gente que quiere parecer verde en los medios de comunicación, pero en la práctica son marrones. Lo primero es que hay bastante conocimiento individual, pero hay debilidad en la voluntad colectiva.

P. ¿Han aumentado las solicitudes de autorizaciones ambientales de las empresas?

R. Las solicitudes han crecido en 172 por ciento, eso significa que muchos tienen conciencia de la importancia de tener sus permisos, controles y monitoreo.

 

Antes de 2008 mucha gente iniciaba los proyectos sin permisos, hubo que penalizar y paralizar muchos proyectos. Actualmente, muy pocos se paralizan porque ya la gente se está poniendo al día.

P. ¿Las empresas con programas de responsabilidad social con el medio ambiente complementan la acción del Ministerio?

R. De manera muy valiosa, porque el interés que ellos muestran por asumir responsabilidades, por el cuidado de áreas protegidas es una ayuda importante al Ministerio, principalmente porque no tienen que invertir, sino aportar ideas y cuidados en el programa nuestro. Segundo, la posibilidad de que sus empleados tomen conciencia de la responsabilidad como ciudadanía. Muchas empresas han asumido el concepto de familia verde, que quiere decir, una familia que consuma menos agua, menos energía, que eduque a sus hijos en el amor por los recursos naturales, que se recree los domingos en áreas verdes, parques ecológicos, eso contribuye con las políticas del Ministerio.

El hecho de que ellos publiciten sus jornadas (de reforestación) en coordinación con el Plan Quisqueya Verde, da buena imagen, porque la gente ve que hay una buena conexión entre lo público y lo privado. Unas 200 empresas se unieron el año pasado al programa sembrando una frontera verde.

P. ¿No ha habido choques de funciones y/o intereses?

R. Hay diferencias en cuanto a que la Ley 6400 es relativamente nueva y las empresas se instalaron sin control y el hecho de que tengan que pedir permiso para decir adónde van la materia fecal, el humo, por ejemplo. Antes no lo hacían. Al principio les choca, a las empresas que están a orillas del río Ozama, que deban tener cuidado para no tirar desechos… pero cada día eso es menor, cada día hay más actitud voluntaria de parte del sector empresarial y eso es muy positivo.

P. ¿Cuántos proyectos de responsabilidad social empresarial con el medio ambiente hay en República Dominicana?

R. En coordinación con el Ministerio hay unos 35 ó 40 proyectos con organizaciones no gubernamentales o directamente con nosotros, pero creo que hay muchos más, porque antes no había direcciones provinciales. Muchas empresas tienen programas con ONG no coordinados con el Ministerio.

A veces ellos prefieren aportar el dinero sin involucrarse y nosotros preferimos lo contrario. El hecho de que más de 340 organizaciones se involucraran el año pasado en el Mes de la Reforestación es buena señal, que 300 se involucraran en el Día Mundial de Limpieza de Playas coordinado con nosotros, también es buena señal.

P. ¿Qué acciones de protección al medioambiente del Ministerio requieren más apoyo de las empresas?

R. En lo que más nos ayudaría el sector privado es en una vía bidireccional, primero, crear entre todos una Ley de Ordenamiento Territorial, y segundo, que nos ayuden haciendo sus solicitudes de permisos ambientales a tiempo.

P. ¿Cuáles requisitos deben llenar las empresas para involucrarse en proyectos de responsabilidad social con el medio ambiente?

R. Que la empresa se ponga en contacto con la Dirección de Participación Social del Ministerio y exponga su interés en dar protección o apoyo a alguna área protegida, a una especie en particular, de flora o fauna.

 

Tenemos muchas comunidades como Los Yayales y Las Yayitas, de Azua, donde las matas de Yaya han ido desapareciendo por la sobre explotación, necesitamos que una empresa diga: “Vamos a salvar a la Yaya, o al Palo de Brasil”, sería bueno que una empresa dedique tiempo a salvar la biodiversidad, al solenodonte, la jutía, pero también a promover la visita a una reserva científica o promover un monumento natural, ecológico, o impulsar programas de educación ambiental, o jornadas de limpieza de micro cuencas.

 

Tiene que haber acciones prácticas, puede ser a favor de la cañadita que queda más cerca de la empresa o la cuenca del río de donde toma agua. Entonces, establecemos un plan que no implique grandes inversiones de dinero, pero sí de tiempo.

“Tiene que haber acciones prácticas, puede ser a favor de la cañadita que queda más cerca de la empresa o la cuenca del río de donde toma agua.”

 

De Diario Libre

Share.

Leave A Reply