fbpx
Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

República Dominicana es una riqueza sin aprovechar

0

Republica_Dominicana_es_una_riqueza_sin_aprovecharHOY / 21 DE ENERO DE 2011 / POR RAMÓN SANTOS

República Dominicana  es uno de los países de Latinoamérica que menos aprovecha la disponibilidad de riqueza por habitante para mejorar la salud y la educación de la población.  La desigualdad reina en el país caribeño.

El más reciente estudio sobre el Índice de Desarrollo Humano (IDH), del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), afirma que el país caribeño ocupa el tercer lugar en una lista de 26 países de Latinoamérica que menos aprovecha la disponibilidad de riqueza por habitante para mejorar la salud y la educación de la población.

El informe es preciso cuando expone que en las últimas décadas la República Dominicana ha conseguido importantes avances en salud, educación y nivel de vida básico, pero, resalta, que entre 139 países de todo el mundo, ocupa el puesto 39 de los que ha perdido más oportunidades para generar desarrollo humano debido a la desigualdad.

Esto se resume en que el crecimiento experimentado en los últimos años por la economía de la República Dominicana se contrapone a los niveles de desigualdad que sufre buena parte de su población, al parecer limitada por siempre a la hora de obtener derechos básicos que le permitan salir de la pobreza extrema.

Datos reveladores de la muestra destacan que el 11 por ciento de la población dominicana (unos 1,1 millones) vive en hogares “multidimensionalmente” pobres, mientras que un 13 por ciento adicional se encuentra en situación de serlo. El indicador de pobreza multidimensional es comparable al de la pobreza extrema, o sea, la que sufre la población que vive bajo la línea de 1,25 dólares al día.

El índice define como pobreza multidimensional, concepto que figura por primera vez en 20 años de informe, “a las múltiples privaciones que puede sufrir un mismo hogar en educación, salud y condiciones de vida a través de 10 indicadores”.

Un hogar es multidimensionalmente pobre cuando tiene privaciones en tres o más de los 10 indicadores, explica el estudio.

Sin embargo, un informe del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo dado a conocer en agosto aseguró que en el último año el número de dominicanos en condiciones de pobreza extrema pasó de un millón a 935.000.

RESIGNACIÓN
 “Ustedes vinieron a retratar la pobreza”, dice espontáneamente a reporteros de EFE la anciana Miguela del Rosario, instantes después de encender un cigarrillo y sentarse en una silla frente a su humilde vivienda, en la que se observa un afiche de campaña con la foto del presidente dominicano, Leonel Fernández.

La mujer sonríe discretamente al observar a dos de sus nietos, Brayan y Matilde, disputarse con otros niños el control de una bicicleta corroída, sin asiento ni destino, sobre la que “pasean” por las calles del sector Los Tres Brazos, a sólo 25 metros del río Ozama, frontera natural entre la capital, Santo Domingo, y la provincia del mismo nombre.

Los pequeños se divierten acostumbrados ya, al igual que los adultos, al intenso hedor despedido por una cañada (canal) que va directo al río con desperdicios de reses vertidos desde un matadero situado calles arriba.

“Eso de la cañada ya es viejo, estamos cansados de protestar ante los dueños y nada, somos pobres, sin relaciones, nadie nos hace caso”, se queja Julio María Heredia, dirigente comunitario del lugar.

Sus palabras encuentran eco en varias mujeres sentadas en destartaladas sillas plásticas que observan a un grupo de jóvenes pescar sumergidos hasta las rodillas justo donde las contaminadas aguas de la cañada se unen al río.

CRECIMIENTO
 De acuerdo a cifras oficiales y de organismos internacionales, la economía dominicana ha crecido en los últimos años a un promedio de entre el 5 y el 5,5 por ciento, básicamente a partir de 2003, cuando se produjo una recesión causada por la crisis de varios fraudes bancarios en ese año.

Para compensar la pobreza que, pese a estos índices de crecimiento, sufre buena parte de la población, el Gobierno de Fernández creó un programa de asistencia a familias pobres dominicanas que ya alcanza a más de 2,5 millones de personas, según datos oficiales.

Con este recurso, sus beneficiarios adquieren cada mes productos comestibles por un costo de 750 pesos (unos 20,27 dólares/1,503 euros), además de un subsidio mensual de seis galones (algo más de 22 litros) de gas propano para las amas de casa.

En octubre pasado, y a propósito de la celebración del Día Mundial de la Alimentación, la oficina local de la Organizaciones de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), afirmó que el 50 por ciento de la población rural dominicana vive en niveles de pobreza, un 20 por ciento de la cual se encuentra en condiciones de pobreza extrema.

El organismo consideró que entre los factores causantes de esa situación figuran la carencia de estructura básica, limitaciones para el acceso al agua, alta vulnerabilidad ante desastres naturales y la necesidad de regular la tenencia de la tierra.

DESCONTENTO
 “Aquí no hay nada, no hay trabajo, yo lo que hago es vender CD pirateados y la Policía me persigue (…) no hay empleos y no quieren que uno se la busque (se las arregle) con algo”, se queja Vladimir Encarnación, de 18 años, al referirse a la situación en Los Tres Brazos.

Este joven, que habla con desenfado, confiesa que no estudia ni piensa hacerlo.
“¿Para qué?, ¿para que después no pueda conseguir un buen empleo?, ¿para que me asalte un ‘tigre’ (delincuente) y me mate por lo mío? De este país lo que hay es que irse”, explica con una sonrisa, mientras su mujer y varios vecinos celebran sus declaraciones.

Y aunque es probable que Vladimir lo desconozca, sus palabras no están muy distantes de las estadísticas ofrecidas por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que sitúa a la República Dominicana como el país caribeño con la mayor tasa de desempleo en los jóvenes, con un 30,4 por ciento, distante del segundo que ocupa Panamá con 18,9 por ciento.
Según datos del organismo regional, el desempleo general en el país se ubicó en 14.9 por ciento en 2009, superior al 14,1 por ciento de 2008.

DESIGUALDAD DE GÉNERO
 El Índice de Desarrollo Humano del PNUD afirma que la República Dominicana tiene una de las tasas de embarazo entre las adolescentes más altas del mundo, (109 por cada 1.000 mujeres entre 15 y 19 años), y ocupa el puesto 16 de 136 naciones con mayor incidencia de este tipo de embarazos, sólo detrás de Nicaragua, en la región latinoamericana, y más elevada que algunos países africanos como Kenia.

Además, ocupa el lugar 55 de 136 países respecto a la tasa de mortalidad maternal, lo cual supone que 150 mujeres mueren por causas relacionadas al embarazo por cada 100.000 nacidos vivos.

Sólo el 17 por ciento de los asientos congresuales son ocupados por mujeres en el país, mientras que el 50 por ciento de las mujeres adultas tiene un nivel educativo de secundaria o superior comparado al 42 por ciento de los hombres.

La tasa de participación laboral de las mujeres es del 55 por ciento, frente a un 84 por ciento para los hombres.

Su fortaleza económica y los gritos de los más desposeídos parecen dar la razón a una alta funcionaria de la oficina local de las Naciones Unidas, cuando en un acto público expresó que “República Dominicana es un país de grandes contrastes, hoy es una cosa, y mañana puede ser exactamente lo contrario de eso”.

Foto: Un hombre limpia su gallo de pelea, afuera de su hogar en el barrio Los Tres Brazos, en Santo Domingo (República Dominicana). Datos reveladores de la muestra destacan que el 11 por ciento de la población dominicana (unos 1,1 millones) vive en hogares multidimensionalmentepobres, mientras que un 13 por ciento adicional se encuentra en situación de serlo, indicadores comparables al de la pobreza extrema. EFE.

Share.

Leave A Reply