Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

San Francisco y la ecología

0
San Francisco de Asis

San Francisco de Asis

LISTÍN DIARIO / 7 DE JUNIO DE 2014 / POR PABLO CLASE HIJO 

Por  su amor a la naturaleza, que expresa magníficamente en su poema “Hermano Sol, hermana Luna”, San Francisco de Asís fue proclamado Patrono de la Ecología.  En efecto, teólogos contemporáneos defensores del medio ambiente se han inspirado con su ejemplo y su cántico.  “Alabado seas Señor por todas tus criaturas  -escribe el santo de Asís-, y en especial por el querido hermano Sol, que alumbra y abre el día, y es bello en su esplendor y lleva por los cielos noticias de su Autor”.

La referida proclamación tuvo lugar el 29 de noviembre de 1979. En aquel entonces, el papa Juan Pablo II expresó sus motivos: “Entre los santos y los hombres ilustres que han tenido un singular culto por la naturaleza, como magnífico don hecho por Dios a la humanidad, se incluye juntamente a San Francisco de Asís. Él, en efecto, tuvo en gran aprecio todas las obras del Creador y, con inspiración casi sobrenatural, compuso aquel bellísimo  “Cántico a las criaturas”, a través de las cuales, especialmente del hermano sol, la hermana luna y las estrellas, rindió al Omnipotente y buen Señor la debida alabanza, gloria, honor y toda bendición”.

Hijo de un rico mercader, San Francisco de Asís llevó una juventud despreocupada, pero el cautiverio sufrido en la guerra contra Perugia cambió su vida. Después le sobrevino una una enfermedad que le hizo reconocer  la vanidad y las ilusiones del mundo. Desde entonces, se dedicó a predicar la fe y el amor de Dios.

Pero observaba que ese amor de Dios no solo favorece a los seres humanos, sino a todas las demás criaturas de la naturaleza. Las cosas van juntas y se acoplan unas a otras porque un Dios personal e íntimo las cuida. Cada ser que tiene vida depende de su voluntad. San Francisco no se contentaba con maravillarse por la perfección y belleza de la  creación, sino que veía en ella la obra de Dios.

Por eso el rey David, en el salmo 104 exclama: “¡Cuán innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría”.

figuras24@hotmail.com

Share.

Leave A Reply