Tel: 829-256-9034 | Mail: info@ecoportaldominicano.org
Imagen genérica

La basura amenaza la diversidad costera

0
Voluntarios. Cada vez más personas se unen a las jornadas de limpieza. La provincia Espaillat fue la que aportó más voluntarios en el 2010

Voluntarios. Cada vez más personas se unen a las jornadas de limpieza. La provincia Espaillat fue la que aportó más voluntarios en el 2010

LISTÍN DIARIO / 18 DE ABRIL DE 2011 / POR YANIRIS LÓPEZ

Aunque cada vez más dominicanos se involucran en las jornadas de limpieza, es muy alta la cantidad de desechos que llega al litoral.

Santo Domingo. El 2010 fue un mal año para la salud del sistema costero dominicano. Así lo evidencia la cantidad de basura recogida durante las jornadas realizadas con motivo del Día Internacional de Limpieza de Costas, cuyos resultados oficiales ya fueron publicados por la Fundación Vida Azul, representante en el país de Ocean Conservancy, la organización internacional que promueve esta actividad en todo el mundo.

En la jornada del pasado 30 de octubre, 18,606 voluntarios recogieron 164,751 libras de basura, unas 21,764 libras más que en 2009.

Un mes antes, el 25 de septiembre, en la limpieza realizada por el Ministerio de Medio Ambiente en 67 playas se recogieron 8,790 fundas de basura con capacidad para 55 galones.

“Exhortamos a la población a que deposite los desechos en lugares apropiados para evitar que los mismos terminen en las costas”.” Jaime David Fernández, ministro de Medio Ambiente, en la jornada de 2010.

Aunque en el 2010 fueron aseados cinco kilómetros más de costas que en 2009 y se incluyeron algunas cuencas, Patricia Cardona, directora ejecutiva de la Fundación Vida Azul, dice que así como creció la cantidad de voluntarios (6,970 más que en 2009), también creció la cantidad de basura. La Fundación reconoce que, tras dos años exitosos en los que se retiraron 185,863 libras de basura de las costas locales y se tomaron iniciativas de concienciación en todo el país, esperaban resultados menos alarmantes.  ¿Por qué alarmantes, se preguntarán muchos?

Porque, además de transmitir enfermedades e infectar el ambiente, la basura contamina las aguas marinas y, por tanto, a los arrecifes de coral. Y, como advierte el biólogo marino Rubén Torres, director de la Fundación Reef Check República Dominicana, los corales son los sistemas marinos más diversos; como crecen paralelos a la costa, sirven de barrera natural contra las corrientes y el oleaje, mermando los efectos de las tormentas y huracanes, tan frecuentes en la zona del Caribe.

“”Sigue siendo nuestra preocupación saber que las comunidades marginadas son las que más afectan las costas, y no de manera intencional”.” Patricia Cardona, directora ejecutiva de la Fundación Vida Azul.

La basura es también una amenaza para la diversidad marina. Los peces confunden la basura con alimento y mueren por intoxicación y atragantamiento. En un país que cuenta con 1,200 kilómetros de costas y que depende tanto del turismo de playas, al tema debería dársele más importancia, considera Torres.

FOAM, UN MATERIAL PELIGROSO Y ABUNDANTE

VIDA AZUL alerta sobre el exceso de ‘foam’ en las playas, un producto derivado del petróleo muy contaminante para los animales y que, al desintegrarse en pedazos, es casi imposible recoger. “Hay playas, como Gu¨ibia, que tienen hasta tres pulgadas de foam”, revela la Fundación.

Un trabajo que nos involucra a todos

Con los resultados de la jornada de limpieza de playas y ríos de 2010, la Fundación Vida Azul ha propuesto poner énfasis en el tipo de basura encontrada y su impacto en el medioambiente.

“El incremento de basura ha llegado al 92 por ciento con relación a 2008, cuando se hizo la primera versión. Estos datos llaman mucho la atención; hay sensibilidad entre la gente pero la sensibilidad no es solo participar en el Día de la Limpieza de Costas; tiene que ir más allá de esa experiencia. No hacemos nada con participar, llevar a la familia y recoger la basura si al día siguiente todo se descuida y volvemos a lo mismo”, explica Patricia Cardona, directora ejecutiva.

En todo caso, ¿a quién corresponde mantener limpio el lugar, a la población o a las autoridades?

Según el artículo 106 de la Ley 64-00 sobre Medio Ambiente y Recursos Naturales, los ayuntamientos municipales operarán sistemas de recolección, tratamiento, transporte y disposición final de desechos sólidos no peligrosos dentro del municipio, observando las normas oficiales emitidas por la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales, conjuntamente con la Secretaría de Estado de Salud Pública y Asistencia Social, para la protección del medioambiente y la salud.

Pero a nivel personal también podría aplicarse el artículo 133, que prohíbe el vertimiento de escombros o basuras en las zonas cársticas, cauces de río y arroyos, cuevas, sumideros, depresiones de terreno y drenes; y el 153, que advierte que “queda prohibido el vertimiento de basuras o desperdicios de cualquier índole sobre las costas, cayos, arenas de las playas o en las aguas que circundan las mismas”.

Los ayuntamientos y el Ministerio de Medio Ambiente se defienden al indicar que la mayoría de la basura de las playas dominicanas no se produce en las costas, sino que llega allí arrastrada por la corriente de los ríos y los desagües fluviales. De hecho, los resultados de Vida Azul indican que las playas más contaminadas por basura como Güibia, en Santo Domingo, y El Gringo, en Haina, se encuentran en o cerca a la desembocadura de ríos.

Para Vida Azul, por tanto, el reto sigue siendo el mismo de hace tres años, cuando iniciaron las jornadas masivas de limpieza: concienciar a las comunidades pobres del país que depositan los desechos de forma inadecuada en los ríos, cañadas y calles que conducen al mar.

Propuestas

Dado que el 80 por ciento de los desechos encontrados corresponde a fundas y botellas de plástico, tapas de botellas y productos ‘foam’, Cardona informa que les están proponiendo a las principales empresas que usan estos materiales para ofrecer sus productos iniciar una campaña de recolección y reuso. Con un programa adecuado, dice, la basura se convertiría en una fuente de ingreso para las comunidades cercanas a ríos y playas.

“Si no atacamos el problema de raíz nunca vamos a parar de encontrar este tipo de basura. En la medida en que las comunidades pobres entiendan que son las más vulnerables a los desechos pero que estos se pueden traducir en ingresos, no va a haber un plástico tirado en una área inadecuada. Algunas empresas ya se han animado con proyectos de reciclaje, y soy de las que cree que si hay algo que funciona, perfectamente puede ser copiado”, considera Cardona, a la vez que propone soluciones más drásticas con relación al producto ‘foam’.

“En Güibia ves la arena pero si entierras una pala hay tres pulgadas de ‘foam’ que no ha sido posible erradicar, y ese ‘foam’, mezclado con la arena, es una contaminación para las especies que vienen a anidar a la costa. Una posible solución a este problema es que se haga un gravamen al producto que se traduzca en costos para el consumidor”.

Por otro lado, Cardona sugiere a la población que quiere colaborar no esperar al Día Internacional de Limpieza de Costas para recoger la basura de las playas. “No esperemos que alguien nos convoque. Hágalo cuando lo considere, planifique el momento, identifique el lugar y hágalo”, indica.

La_basura_amenaza_la_diversidad_costera_02

Desde lejos. En las playas cercanas a ríos y a comunidades costeras se encontraron más productos plásticos y ‘foam’. La mayoría de la basura que llega hasta la playa no se genera allí, sino en los ríos.

CRECE EL INTERÉS POR EL MEDIO AMBIENTE

Pese a los resultados de la última jornada, el interés por el medioambiente comienza a marcarse y a formar parte de las agendas de escuelas e instituciones privadas y públicas. En 2008, a partir de la primera jornada de limpieza de playas, el Ministerio de Turismo se integró a las labores y creó un departamento de limpieza de playas y sostenibilidad. En el 2009, el Ministerio de Medio Ambiente inició el rescate de los humedales del Ozama y gracias al programa Vivir Frente al Río se ha logrado mejorar la condición tanto del principal cauce capitaleño como de las comunidades asentadas en sus orillas.

También en 2009, los ayuntamientos del Distrito Nacional, Santo Domingo Este y Santo Domingo Norte, informaron que como parte del proyecto de rescate de las márgenes del Ozama, cerca de 220 toneladas se basura eran retiradas a diario del río.

A principios de este mes, la empresa Astilleros Navales de Santo Domingo Este informó que ha extraído más de 30 mil metros cúbicos de sedimentos y desperdicios del lecho del río Ozama.

Otra buena noticia es que en las comunidades donde funcionan proyectos de ecoturismo sostenible, el tema de la basura es una prioridad. En el municipio vegano de Jarabacoa, próximo al área de amortiguamiento de la Reserva Natural Ébano Verde, los miembros de la Asociación para el Desarrollo Sostenible de la Comunidad El Salto de Jimenoa limpian todos los días los alrededores del salto Jimenoa I para que los visitantes puedan bañarse. Como la basura llega desde la parte alta del río, la guía ecoturística y maestra de la comunidad, Luz Mercedes, ha solicitado a las autoridades llevar charlas y talleres educativas a las comunidades cercanas al río Jimenoa. La asociación comaneja el Salto.

Share.

Leave A Reply